Salud y Desplazamiento (English)

Buscar en esta página / Search this page

Boletín RUT Informa [ 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14/15 |16 | 17 ]

 

  • Creditos
  • EDITORIAL
  • CONSOLIDADO NACIONAL DE RECEPTORES EN NUMEROS
  • DESPLAZADOS: CRISIS HUMANITARIA Y DE DERECHOS HUMANOS EN LAS ZONAS DE REHABILITACIÓN Y CONSOLIDACIÓN
  • CONCLUSIONES Y COMPROMISOS
  • MENSAJE A LOS HERMANOS
  • Creditos

    CONFERENCIA EPISCOPAL DE COLOMBIA

    Secretariado Nal. de Pastoral Social
    Director
    Mons. Héctor Fabio Henao Gaviria
    Sección de Movilidad Humana


    Coordinador
    P. Maurizio Pontín c.s.

    Obispos Asesores
    Mons. Ne H. Beltrán Santamaría
    Mons. Francisco Javier Múnera Correa

    Editor
    Secretariado Nal. de Pastoral Social

    Director
    P. Maurizio Pontin

    Comité de Investigación y Redacción
    Fanny Uribe Idárraga
    Patricia Beltrán Nuva
    Leonardo Guerrero

    Procesamiento de Datos, Gráficas y Tablas
    Rodrigo García Tellez

    Mapas
    Sala de Situación Humanitaria de las Naciones Unidas

    Diseño y Diagramación
    Villamira Castro L.

    Impresión
    Editorial Kimpres Uds.

    Informes
    Cra. 47 No. 84-85, AA. 59206
    Tela: 57-1 437 71 50
    Fax: 57-1 311 5058
    e-mail: snpscol@cable.net.co

    www.pastoralsocial.org

    EDITORIAL

    La aspiración de todos los que vivimos en el país, Colombianas y Colom bianos, extranjeros residentes y turistas, es la consecución de la paz, una paz real y duradera, que todos buscamos aunque desde diferentes modalidades y por distintos caminos.

    La Iglesia apunta hacia una paz con justicia social dentro de procesos de reconciliación y reparación. Una reconciliación que debe ser iniciada desde ahora. Una reparación que exige la restitución de los derechos, el fortalecimiento del ejercicio de la gobernabilidad con participación comunitaria en el diseño y ejecución de programas tendientes a la abolición de la impunidad y el esclarecimiento de la verdad, mediante la re construcción de la memoria histórica, que pasa por la indemnización de los daños materiales y morales sufridos.

    Por otro lado, con el fin de acelerar el proceso de paz en Colombia, el 10 de Septiembre del año anterior, el Gobierno Nacional decretó la creación de las zonas de rehabilitación y consolidación. Como suele suceder, las intenciones parecían buenas pero las acciones no estuvieron a la altura. Después de 4 meses nos sigue preocupando la situación que se está viviendo en estas dos zonas que, según los planes, debían llegar a ser los nuevos modelos de convivencia, desarrollo y democracia.

    Desde la visión de la Sección de Movilidad Humana del Secretariado Nacional de Pastoral Social, todo proyecto tendiente a proporcionar seguridad y estabilidad, con miras al desarrollo integral de las personas, su entorno cultural y ecológico, debe estar enmarcado dentro de los parámetros de los Derechos Humanos en el respeto de la dignidad y la opinión de cada una de las personas.

    El primer artículo de nuestra Constitución política define a Colombia como

    “un Estado social de derecho, organizado en forma... democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana..”. Es con base en este articulo y los que consagran los derechos sociales, económicos y culturales que resulta difícil entender el procedimiento utilizado para establecer las dos zonas de rehabilitación y consolidación.

    Echando una mirada al mapa del conflicto en Colombia, se puede notar que las zonas escogidas para “meter orden y seguridad” no son preci samente las de mayor conflicto ni las de mayor expulsión o recepción de desplazados. Lo que más salta a la vista es que en Arauca está el petróleo y de uno de sus municjpios, Caño Limón, sale el oleoducto que termina en Coveñas, que está ubicado en el departamento de Sucre, donde fue establecida la segunda zona de rehabilitación. ¿Pura coincidencia?

    Como podremos constatar por los testimonios que se publican en este boletín, las zonas de rehabilitación y consolidación no están pasando el exa men. Si bien han disminuido los desplazamientos masivos, se ha podido comprobar la existencia de tácitos mecanismos que limitan la libre circulación de las personas y coartan las intenciones de desplazamiento: no se está dando el desplazamiento forzado, pero se está dando la “inmovilización forzada”.

    R Maurizio Pontin c.s

    Coordinador Sección Movilidad Humana

    CONSOLIDADO NACIONAL DE RECEPTORES EN NUMEROS

    Muestras Por Departamentos RECEPTORES ordenados descendentemte Receptores
    Jefatura Familiar Total Personas Rangos de Edad en Años
    0 a 2 3 a 6 7 a 13 14 a 17 18 a 45 46 a 64 65 y mas Ns/NR
    BOLIVAR 6.823 35.620 2.590 4.594 7.530 3.485 12.760 2.934 1.139 588
    Hombres 4.977 18.268 1.332 2.367 3.863 1.774 6.373 1.550 660 349
    Mujeres 1.846 17.352 1.258 2.227 3.667 1.711 6.387 1.384 479 239
    META 2.921 13.6.77 1.074 1.958 3.034 1.264 4.501 1.003 263 580
    HOMBRES 1.444 6.820 560 1.066 1.606 602 2.005 519 156 306
    MUJERES 1.477 6.857 514 892 1.428 662 2.496 484 107 274
    ANTIOQUIA 2.558 12.297 968 1.571 2.515 1.108 4.534 950 354 297
    HOMBRES 1.718 6.191 542 795 1.345 561 2.094 472 171 211
    MUJERES 840 6.106 426 776 1.170 547 2.440 478 183 86
    VALLE DEL CAUCA 1.909 10.371 850 1.423 2.477 1.103 3.348 823 328 19
    HOMBRES 1.100 5.163 449 745 1.295 572 1.544 383 162 13
    MUJERES 809 5.208 401 678 1.182 531 1.804 440 166 6
    CUNDINAMARCA + BOGOTA 1.985 9.963 789 1.343 2.243 967 3.793 653 144 31
    HOMBRES 1.306 5.079 416 680 1.217 499 1.801 372 76 18
    MUJERES 679 4.884 373 663 1.026 468 1.992 281 68 13
    CHOCO 1.831 9.160 686 1.141 2.106 1.130 2.958 735 294 110
    HOMBRES 968 4.595 352 580 1.107 605 1.409 346 129 67
    MUJERES 863 4.565 334 561 999 525 1.549 389 165 43
    NARIÑO 1.845 7.314 660 1.017 1.391 604 2.877 509 170 86
    HOMBRES 928 3.624 368 564 734 294 1.276 240 87 61
    MUJERES 917 3.690 292 453 657 310 1.601 269 83 25
    CESAR 1.110 6.196 544 837 1.330 650 2.174 472 166 23
    HOMBRES 606 3.099 292 427 699 343 1.005 238 78 17
    MUJERES 504 3.097 252 410 631 307 1.169 234 88 6
    TOLIMA 1.117 5.158 366 612 1.104 507 1.777 529 217 46
    HOMBRES 608 2.539 197 338 559 240 801 259 118 27
    MUJERES 509 2.619 169 274 545 267 976 270 99 19
    CORDOBA 925 4.557 388 666 997 434 1.601 346 83 42
    HOMBRES 760 2.394 199 356 542 226 799 197 49 26
    MUJERES 165 2.163 189 310 455 208 802 149 34 16
    HUILA 838 4.303 411 611 950 409 1.506 305 83 28
    HOMBRES 482 2.169 224 327 507 195 682 172 45 17
    MUJERES 356 2.134 187 284 443 214 824 133 38 11
    GUAVIARE 1.036 4.127 396 597 863 334 1.576 270 65 26
    HOMBRES 725 2.150 222 311 442 163 783 166 45 18
    MUJERES 311 1.977 174 286 421 171 793 104 20 8
    SUCRE 773 3.960 285 487 823 405 1.478 318 110 54
    HOMBRES 465 1.974 140 253 418 204 715 159 58 27
    MUJERES 308 1.986 145 234 405 201 763 159 52 27
    RISARALDA 786 3.877 286 465 801 385 1.455 340 97 48
    HOMBRES 464 1.911 142 241 435 192 665 166 49 21
    MUJERES 322 1.966 144 224 366 193 790 174 48 27
    ATLANTICO 753 3.497 272 403 690 356 1.339 342 91 4
    HOMBRES 501 1.761 144 213 365 182 632 173 49 3
    MUJERES 252 1.736 128 190 325 174 707 169 42 1
    SANTANDER 680 3.422 281 466 760 310 1.244 260 83 18
    HOMBRES 432 1.733 151 224 412 158 595 134 43 16
    MUJERES 248 1.689 130 242 348 152 649 126 40 2
    CAQUETA 567 3.067 287 474 722 309 966 235 56 18
    HOMBRES 325 1.509 157 254 360 145 439 113 30 11
    MUJERES 242 1.558 130 220 362 164 527 122 26 7
    CALDAS 643 2.660 185 277 486 232 1.078 276 100 26
    HOMBRES 387 1.324 91 140 244 117 518 148 53 13
    MUJERES 256 1.336 94 137 242 115 560 128 47 13
    MAGDALENA 235 1.215 95 168 270 115 442 99 25 1
    HOMBRES 133 608 48 87 133 67 211 51 10 1
    MUJERES 102 607 47 81 137 48 231 48 15 -
    NORTE DE SANTANDER 227 1.162 129 182 292 115 353 54 20 17
    HOMBRES 141 561 70 97 137 58 154 22 12 11
    MUJERES 86 601 59 85 155 57 199 32 8 6
    OTROS 555 2.475 199 330 500 224 892 232 65 23
    HOMBRES 346 1.243 115 183 247 112 400 129 32 25
    MUJERES 209 1.232 84 147 253 112 492 103 33 8
    TOTAL DE LA MUESTRA 30.117 148.078 11.741 19.622 31.844 14.446 52.652 11.685 3.953 2.095
    HOMBRES 18.816 74.715 6.211 10.248 16.667 7.309 24.901 6.009 2.112 1.258
    MUJERES 11.301 73.363 5.530 9.374 15.217 7.137 27.751 5.676 1.841 837

    CONSOLIDADO NACIONAL DE RECEPTORES EN PORCENTAJES

    % Muestras Por Departamentos RECEPTORES ordenados descendentemte Receptores
    Jefatura Familiar % Total Personas % % Total Personas Rangos de Edad en Años
    0 a 2 3 a 6 7 a 13 14 a 17 18 a 45 46 a 64 65 y mas Ns/NR
    BOLIVAR 6.823 22.65 35.620 24.05 100% 7.27% 12.90% 21.14% 9.78% 35.82% 8.24% 3.20% 1.65
    Hombres 4.977   18.268   100% 7.29 12.96 21.15 9.71 34.89 8.48 3.61 1.91
    Mujeres 1.846 17.352 100% 7.25 12.83 21.13 9.86 36.81 7.98 2.76 1.38
    META 2.921 9.70 13.6.77 9.24 100% 7.85 14.32 22.18 9.24 32.91 7.33 1.92 4.24
    HOMBRES 1.444   6.820   100% 8.21 15.63 23.55 8.83 29.40 7.61 2.29 4.49
    MUJERES 1.477 6.857 100% 7.50 13.01 20.83 9.65 36.40 7.06 1.56 4.00
    ANTIOQUIA 2.558 8.49 12.297 8.30 100% 7.87 12.78 20.45 9.01 36.87 7.73 2.88 2.42
    HOMBRES 1.718   6.191   100% 8.75 12.84 21.73 9.06 33.82 7.62 2.76 3.41
    MUJERES 840 6.106 100% 6.98 12.71 19.16 8.96 39.96 7.83 3.00 1.41
    VALLE DEL CAUCA 1.909 6.34 10.371 7.00 100% 8.20 13.72 23.88 10.64 32.28 7.94 3.16 0.18
    HOMBRES 1.100   5.163   100% 8.70 14.43 25.08 11.08 29.91 7.42 3.14 0.25
    MUJERES 809 5.208   100% 7.70 13.02 22.70 10.20 34.64 8.45 3.19 0.12
    CUNDINAMARCA + BOGOTA 1.985 6.59 9.963 6.73 100% 7.92 13.48 22.51 9.71 38.07 6.55 1.45 0.31
    HOMBRES 1.306   5.079   100% 8.19 13.93 23.96 9.82 35.46 7.32 1.50 0.35
    MUJERES 679 4.884   100% 7.64 13.57 21.01 9.58 40.79 5.75 1.39 0.27
    CHOCO 1.831 6.08 9.160 6.19 100% 7.49 12.46 22.99 12.34 32.29 8.02 3.21 1.20
    HOMBRES 968   4.595   100% 7.66 12.62 24.09 13.17 30.66 7.53 2.81 1.46
    MUJERES 863 4.565   100% 7.32 12.29 21.88 11.50 33.93 8.52 3.61 0.94
    NARIÑO 1.845 6.13 7.314 4.94 100% 9.02 13.90 19.02 8.26 39.34 6.96 2.32 1.18
    HOMBRES 928   3.624   100% 10.15 15.56 20.25 8.11 35.21 6.62 2.40 1.68
    MUJERES 917 3.690   100% 7.91 12.28 17.80 8.40 43.39 7.29 2.25 0.68
    CESAR 1.110 3.69 6.196 4.18 100% 8.78 13.51 21.47 10.49 35.09 7.62 2.68 0.37
    HOMBRES 606   3.099   100% 9.42 13.78 22.56 11.07 32.43 7.68 2.52 0.55
    MUJERES 504 3.097   100% 8.14 13.24 20.37 9.91 37.75 7.56 2.84 0.19
    TOLIMA 1.117 3.71 5.158 3.48 100% 7.10 11.87 21.40 9.83 34.45 10.26 4.21 0.89
    HOMBRES 608   2.539   100% 7.76 13.31 22.02 9.45 31.55 10.20 4.65 1.06
    MUJERES 509 2.619   100% 6.45 10.46 20.81 10.19 37.27 10.31 3.78 0.73
    CORDOBA 925 3.07 4.557 3.08 100% 8.51 14.61 21.88 9.52 35.13 7.59 1.82 0.92
    HOMBRES 760   2.394   100% 8.31 14.87 22.64 9.44 33.38 8.23 2.05 1.09
    MUJERES 165 2.163   100% 8.74 14.33 21.04 9.62 37.08 6.89 1.57 0.74
    HUILA 838 2.78 4.303 2.78 100% 9.55 14.20 22.08 9.50 35.00 7.09 1.93 0.65
    HOMBRES 482   2.169   100% 10.33 15.08 23.37 8.99 31.44 7.93 2.07 0.78
    MUJERES 356 2.134   100% 8.76 13.31 20.76 10.03 38.61 6.23 1.78 0.52
    GUAVIARE 1.036 3.44 4.127 2.79 100% 9.60 14.47 20.91 8.09 38.19 6.54 1.57 0.63
    HOMBRES 725   2.150   100% 10.33 14.47 20.56 7.58 36.42 7.72 2.09 0.84
    MUJERES 311 1.977   100% 8.80 14.47 21.29 8.65 40.11 5.26 1.01 0.40
    SUCRE 773 2.57 3.960 2.67 100% 7.20 12.30 20.78 10.23 37.32 8.03 2.78 1.36
    HOMBRES 465   1.974   100% 7.09 12.82 21.18 10.33 36.22 8.05 2.94 1.37
    MUJERES 308 1.986   100% 7.30 11.78 20.39 10.12 38.42 8.01 2.62 1.36
    RISARALDA 786 2.61 3.877 2.62 100% 7.38 11.99 20.66 9.93 37.53 8.77 2.50 1.24
    HOMBRES 464   1.911   100% 7.43 12.61 22.76 10.05 34.80 8.69 2.56 1.10
    MUJERES 322 1.966   100% 7.32 11.39 18.62 9.82 40.18 8.85 2.44 1.37
    ATLANTICO 753 2.50 3.497 2.36 100% 7.78 11.52 19.73 10.18 38.29 9.78 2.60 0.11
    HOMBRES 501   1.761   100% 8.18 12.10 20.73 10.34 35.89 9.82 2.78 0.17
    MUJERES 252 1.736   100% 7.37 10.94 18.72 10.02 40.73 9.74 2.42 0.06
    SANTANDER 680 2.26 3.422 2.31 100% 8.21 13.62 22.21 9.06 36.35 7.60 2.43 0.53
    HOMBRES 432   1.733   100% 8.71 12.93 23.77 9.12 34.33 7.73 2.48 0.92
    MUJERES 248 1.689   100% 7.70 14.33 20.60 9.00 38.43 7.46 2.37 0.12
    CAQUETA 567 1.88 3.067 2.07 100% 9.36 15.45 23.54 10.07 31.50 7.66 1.83 0.59
    HOMBRES 325   1.509   100% 10.40 16.83 23.86 9.61 29.09 7.49 1.99 0.73
    MUJERES 242 1.558   100% 8.34 14.12 23.23 10.53 33.83 7.83 1.67 0.45
    CALDAS 643 2.14 2.660 1.80 100% 6.95 10.41 18.27 8.72 40.53 10.38 3.76 0.98
    HOMBRES 387   1.324   100% 6.87 10.57 18.43 8.84 39.12 11.18 4.00 0.98
    MUJERES 256 1.336   100% 7.04 10.25 18.11 8.61 41.92 9.58 3.52 0.97
    OTROS 1.017 3.38 4.852 3.28 100% 8.72 14.01 21.89 9.36 34.77 7.93 2.27 1.05
    HOMBRES 620   2.412   100% 9.66 15.22 21.43 9.83 31.72 8.37 2.24 1.53
    MUJERES 397 2.440   100% 7.79 12.83 22.34 8.89 37.79 7.50 2.30 0.57
    TOTAL DE LA MUESTRA 30.117 100% 148.078 100% 100% 100% 100% 100% 100% 100% 100% 100% 100%
    HOMBRES 18.816 62.48 74.715 50.46   50.60 50.60 47.29 51.42 53.43 60.05 53.43 60.05
    MUJERES 11.301 37.52 73.363 49.54 49.40 49.40 52.71 48.58 46.57 39.95 46.57 39.95

    CONSOLIDADO NACIONAL DE EXPULSORES EN NUMEROS

    Muestras Por Departamentos EXPULSORES ordenados descendentemte Expulsores
    Jefatura Familiar Total Personas Rangos de Edad en Años
    0 a 2 3 a 6 7 a 13 14 a 17 18 a 45 46 a 64 65 y mas Ns/NR
    BOLIVAR 5.574 29.849 2.108 3.768 6.291 2.965 10.570 2.628 1.045 474
    HOMBRES 4.148 15.420 1.073 1.958 3.245 1.513 5.343 1.399 602 287
    MUJERES 1.426 14.429 1.035 1.810 3.046 1.452 5.227 1.229 443 187
    ANTIOQUIA 4.246 20.577 1.579 2.695 4.388 2.009 7.471 1.569 509 357
    Hombres 2.763 10.413 858 1.394 2.332 1.061 3.483 792 250 243
    Mujeres 1.483 10.164 721 1.301 2.056 948 3.988 777 259 114
    CHOCO 2.168 10.583 818 1.326 2.396 1.208 3.600 801 314 120
    HOMBRES 1.181 5.231 438 642 1.246 640 1.693 363 141 68
    MUJERES 987 5.352 380 684 1.150 568 1.907 438 173 52
    META 2.190 10.491 839 1.413 2.341 1.006 3.526 818 208 340
    HOMBRES 1.202 5.335 451 786 1.242 481 1.614 446 129 186
    MUJERES 988 5.156 388 627 1.099 525 1.912 372 79 154
    VALLE DEL CAUCA 1.668 8.958 740 1.226 2.101 916 2.962 715 269 29
    HOMBRES 992 4.424 384 642 1.060 477 1.360 346 134 21
    MUJERES 676 4.534 356 584 1.041 439 1.602 369 135 8
    CAQUETA 1.411 7.376 658 1.081 1.672 726 2.508 522 144 65
    HOMBRES 845 3.699 349 609 879 350 1.112 292 70 38
    MUJERES 566 3.677 309 472 793 376 1.396 230 74 27
    TOLIMA 1.519 7.320 554 914 1.548 714 2.559 717 258 56
    HOMBRES 869 3.621 282 483 802 348 1.184 355 139 28
    MUJERES 650 3.699 272 431 746 366 1.375 362 119 28
    CESAR 1.303 7.077 583 936 1.498 742 2.559 521 173 65
    HOMBRES 752 3.535 318 469 786 386 1.179 264 87 46
    MUJERES 551 3.542 265 467 712 356 1.380 257 86 19
    PUTUMAYO 1.660 6.715 634 925 1.337 573 2.584 465 126 71
    HOMBRES 863 3.365 365 510 712 291 1.153 221 64 49
    MUJERES 797 3.350 269 415 625 282 1.431 244 62 22
    GUAVIARE 1.402 5.857 523 848 1.255 482 2.162 368 96 123
    HOMBRES 884 2.974 280 436 651 228 1.032 215 58 74
    MUJERES 518 2.883 243 412 604 254 1.130 153 38 49
    CORDOBA 1.031 4.881 412 698 1.035 447 1.787 354 84 64
    HOMBRES 798 2.562 219 366 583 224 876 206 51 37
    MUJERES 233 2.319 193 332 452 223 911 148 33 27
    SUCRE 873 4.221 327 524 838 412 1.619 329 119 53
    HOMBRES 557 2.074 155 264 424 200 784 155 63 29
    MUJERES 316 2.147 172 260 414 212 835 174 56 24
    MAGDALENA 730 3.664 290 496 789 341 1.335 300 95 18
    HOMBRES 473 1.873 151 264 422 174 642 162 48 10
    MUJERES 257 1.791 139 232 367 167 693 138 47 8
    SANTANDER 653 3.124 267 428 659 288 1.183 218 62 19
    HOMBRES 430 1.590 141 208 353 146 572 119 36 15
    MUJERES 223 1.534 126 220 306 142 611 99 26 4
    NORTE DE SANTANDER 609 2.920 248 430 661 273 968 186 61 93
    HOMBRES 310 1.456 131 232 334 128 457 84 40 50
    MUJERES 299 1.464 117 198 327 145 511 102 21 43
    CALDAS 575 2.452 156 238 468 214 988 261 103 24
    HOMBRES 344 1.219 78 114 236 110 480 136 54 11
    MUJERES 231 1.233 78 124 232 104 508 125 49 13
    CAUCA 398 2.097 175 294 484 210 690 165 70 9
    HOMBRES 242 1.062 100 148 274 109 320 73 32 6
    MUJERES 156 1.035 75 146 210 101 370 92 38 3
    NARIÑO 413 1.686 150 234 319 136 652 140 49 6
    HOMBRES 174 840 83 133 170 64 290 68 28 4
    MUJERES 239 846 67 101 149 72 362 72 21 2
    CUNDINAMARCA + BOGOTA 287 1.388 125 196 328 118 481 91 27 22
    HOMBRES 168 697 66 110 178 54 216 51 13 9
    MUJERES 119 691 59 86 150 64 265 40 14 13
    HUILA 270 1.371 119 181 295 146 501 102 24 3
    HOMBRES 156 672 60 97 145 65 234 56 13 2
    MUJERES 114 699 59 84 150 81 267 46 11 1
    CASANARE 247 1.159 100 166 255 109 399 80 31 19
    HOMBRES 164 567 56 79 129 57 176 39 17 14
    MUJERES 83 592 44 87 126 52 223 41 14 5
    OTROS 890 4.312 336 605 926 411 1.548 335 86 65
    HOMBRES 501 2.086 173 304 464 203 701 167 43 31
    MUJERES 389 2.226 163 301 462 208 847 168 43 34
    TOTAL DE LA MUESTRA 30.117 148.078 11.741 19.622 31.884 14.446 52.652 11.685 3.953 2.095
    HOMBRES 18.816 74.715 6.211 10.248 16.667 7.309 24.901 6.009 2.112 1.258
    MUJERES 11.301 73.363 5.530 9.374 15.217 7.137 27.751 5.676 1.841 837

    CONSOLIDADO NACIONAL DE EXPULSORES EN PORCENTAJES

    % Muestras Por Departamentos EXPULSORES ordenados descendentemte Expulsores
    Jefatura Familiar % Total Personas % % Total Personas Rangos de Edad en Años
    0 a 2 3 a 6 7 a 13 14 a 17 18 a 45 46 a 64 65 y mas Ns/NR
    BOLIVAR 5.574 18.51 29.849 20.16 100% 7.06% 12.62% 21.08% 9.93% 35.41% 8.80% 3.50% 1.59%
    HOMBRES 4.148   15.420   100% 6.96 12.70 21.04 9.81 34.65 9.07 3.90 1.86
    MUJERES 1.426 14.429 100% 7.17 12.54 21.11 10.06 36.23 8.52 3.07 1.30
    ANTIOQUIA 4.246 14.10 20.577 13.90 100% 7.67 13.10 21.32 9.76 36.31 7.63 2.47 1.73
    Hombres 2.763   10.413   100% 8.24 13.39 22.40 10.19 33.45 7.61 2.40 2.33
    Mujeres 1.483 10.164 100% 7.09 12.80 20.23 9.33 39.24 7.64 2.55 1.12
    CHOCO 2.168 7.20 10.583 7.15 100% 7.73 12.53 22.64 11.41 34.02 7.57 2.97 1.13
    HOMBRES 1.181   5.231   100% 8.37 12.27 23.82 12.23 32.36 6.94 2.70 1.30
    MUJERES 987 5.352 100% 7.10 12.78 21.49 10.61 35.63 8.18 3.23 0.97
    META 2.190 7.27 10.491 7.08 100% 8.00 13.47 22.31 9.59 33.61 7.80 1.98 3.24
    HOMBRES 1.202   5.335   100% 8.45 14.73 23.28 9.02 30.25 8.36 2.42 3.49
    MUJERES 988 5.156 100% 7.53 12.16 21.31 10.18 37.08 7.21 1.53 2.99
    VALLE DEL CAUCA 1.668 5.54 8.958 6.05 100% 8.26 13.69 23.45 10.23 33.07 7.98 3.00 0.32
    HOMBRES 992   4.424   100% 8.68 14.51 23.96 10.78 30.74 7.82 3.03 0.47
    MUJERES 676 4.534 100% 7.85 12.88 22.96 9.68 35.33 8.14 2.98 0.18
    CAQUETA 1.411 4.69 7.376 4.98 100% 8.92 14.66 22.67 9.84 34.00 7.08 1.95 0.88
    HOMBRES 845   3.699   100% 9.43 16.46 23.76 9.46 30.06 7.89 1.89 1.03
    MUJERES 566 3.677 100% 8.40 12.84 21.57 10.23 37.97 6.26 2.01 0.73
    TOLIMA 1.519 5.04 7.320 4.94 100% 7.57 12.49 21.15 9.75 34.96 9.80 3.52 0.77
    HOMBRES 869   3.621   100% 7.79 13.34 22.15 9.61 32.70 9.80 3.84 0.77
    MUJERES 650 3.699 100% 7.35 11.65 20.17 9.89 37.17 9.79 3.22 0.76
    CESAR 1.303 4.33 7.077 4.78 100% 8.24 13.23 21.17 10.48 36.16 7.36 2.44 0.92
    HOMBRES 752   3.535   100% 9.00 13.27 22.23 10.92 33.35 7.47 2.46 1.30
    MUJERES 551 3.542 100% 7.48 13.18 20.10 10.05 38.96 7.26 2.43 0.54
    PUTUMAYO 1.660 5.51 6.715 4.53 100% 9.44 13.78 19.91 8.53 38.48 6.92 1.88 1.06
    HOMBRES 863   3.365   100% 10.84 15.16 21.16 8.65 34.26 6.57 1.90 1.46
    MUJERES 797 3.350 100% 8.03 12.39 18.66 8.42 42.72 7.28 1.85 0.66
    GUAVIARE 1.402 4.66 5.857 3.96 100% 8.93 14.48 21.43 8.23 36.91 6.28 1.64 2.10
    HOMBRES 884   2.974   100% 9.41 14.66 21.89 7.67 34.70 7.23 1.95 2.49
    MUJERES 518 2.883 100% 8.43 14.29 20.95 8.81 39.20 5.31 1.32 1.70
    CORDOBA 1.031 3.42 4.881 3.30 100% 8.44 14.30 21.20 9.16 36.61 7.25 1.72 1.31
    HOMBRES 798   2.562   100% 8.55 14.29 22.76 8.74 34.19 8.04 1.99 1.44
    MUJERES 233 2.319 100% 8.32 14.32 19.49 9.62 39.28 6.38 1.42 1.16
    SUCRE 873 2.90 4.221 2.85 100% 7.75 12.41 19.85 9.76 38.36 7.79 2.82 1.26
    HOMBRES 557   2.074   100% 7.47 12.73 20.44 9.64 37.80 7.47 3.04 1.40
    MUJERES 316 2.147 100% 8.01 12.11 19.28 9.87 38.89 8.10 2.61 1.12
    MAGDALENA 730 2.42 3.664 2.47 100% 7.91 13.54 21.53 9.31 36.44 8.19 2.59 0.49
    HOMBRES 473   1.873   100% 8.06 14.10 22.53 9.29 34.28 8.65 2.56 0.53
    MUJERES 257 1.791 100% 7.76 12.95 20.49 9.32 38.69 7.71 2.62 0.45
    SANTANDER 653 2.17 3.124 2.11 100% 8.55 13.70 21.09 9.22 37.87 6.98 1.98 0.61
    HOMBRES 430   1.590   100% 8.87 13.08 22.20 9.18 35.97 7.48 2.26 0.94
    MUJERES 223 1.534 100% 8.21 14.34 19.95 9.26 39.83 6.45 1.69 0.26
    NORTE DE SANTANDER 609 2.02 2.920 1.97 100% 8.49 14.73 22.64 9.35 33.15 6.37 2.09 3.18
    HOMBRES 310   1.456   100% 9.00 15.93 22.94 8.79 31.39 5.77 2.75 3.43
    MUJERES 299 1.464 100% 7.99 13.52 22.34 9.90 34.90 6.97 1.43 2.94
    CALDAS 575 1.91 2.452 1.66 100% 6.36 9.71 19.09 8.73 40.29 10.64 4.20 0.98
    HOMBRES 344   1.219   100% 6.40 9.35 19.36 9.02 39.38 11.16 4.43 0.90
    MUJERES 231 1.233 100% 6.33 10.06 18.82 8.43 41.20 10.14 3.97 1.05
    CAUCA 398 1.32 2.097 1.42 100% 8.35 14.02 23.08 10.01 32.90 7.87 3.34 0.43
    HOMBRES 242   1.062   100% 9.42 13.94 25.80 10.26 30.13 6.87 3.01 0.56
    MUJERES 156 1.035 100% 7.25 14.11 20.29 9.76 35.75 8.89 3.67 0.29
    NARIÑO 413 1.37 1.686 1.14 100% 8.90 13.88 18.92 8.07 38.67 8.30 2.91 0.36
    HOMBRES 174   840   100% 9.88 15.83 20.24 7.62 34.52 8.10 3.33 0.48
    MUJERES 239 846 100% 7.92 11.94 17.61 8.51 42.79 8.51 2.48 0.24
    CUNDINAMARCA + BOGOTA 287 0.95 1.388 0.94 100% 9.01 14.12 23.63 8.50 34.65 6.56 1.95 1.59
    HOMBRES 168   697   100% 9.47 15.78 25.54 7.75 30.99 7.32 1.87 1.29
    MUJERES 119 691 100% 8.54 12.45 21.71 9.26 38.35 5.79 2.03 1.88
    TOTAL DE LA MUESTRA 30.117 100% 148.078 100% 100% 100% 100% 100% 100% 100% 100% 100% 100%
    HOMBRES 18.816 62.48 74.715 50.46   52.27% 50.60% 47.29% 51.42% 53.43% 60.05% 53.43% 60.05%
    MUJERES 11.301 37.52 73.363 49.54 47.73% 49.40% 52.71% 48.58% 46.57% 39.95% 46.57% 39.95%

    CONSOLIDADO NACIONAL SEGÚN DEPARTAMENTOS EXPULSORES Y RECEPTORES

    DATOS A MARZO 31 DE 2003

    La falta de acciones preventivas para evitar el desplazamiento forzado en el país, se ha con vertido en una constante de las políticas de los gobiernos, incluida la de ‘Seguridad Democrática” que privilegia el retorno como medida de protección para la población desplaza da, sin que apunte a dirimir las causas de tipo estructural que provocan la movilidad forzada.

    La crisis de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario y la intensificación del conflicto armado interno en el último periodo han extendido la problemática de despojo y destierro de personas y familias en todo el territorio nacional.

    Según la muestra y los datos del Sistema de Información sobre Población desplazada por la Violencia — RUT — se registra un total de 148.078 personas equivalentes a 30.117 familias. Del total de las personas registradas el 50.46% esta constituido por hombres y el 49.54% por mujeres. Lo que quiere decir que hombres y mujeres son afectados por el desplazamiento.

    De las 30.117 familias el 62.48% está constituido por jefatura familiar en cabeza de hombres, mientras que el 37.52% en cabeza de mujeres. Es importante notar como se ha incrementado la jefatura de hogar femenina a partir de los últimos datos consignados en el boletín anterior, el cual era del 36.81% (Ver RUT informa N°16). Lo anterior quiere decir que cada vez más aumenta el numero de mujeres solas que tienen que soportar la carga de la responsabilidad con su familia.

    Se aprecia un porcentaje mayor de niñas en el rango comprendido entre los 7 y 13 años de edad con el 52.71% del total de la muestra, mientras que el 47.29% lo constituyen niños.

    El 52.47% lo conforman niños y niñas con edades entre O y 17 años. Este porcentaje es superado en los departamentos de Caquetá con el 58.42%, Huila con el 57.77%, Chocó con el 55.25% y Nariño con el 54.07%, donde se detectan porcentajes altos de población infantil y juvenil (Ver Tabla N°2).

    El rango de edad a partir de los l8años hasta los 45 años está conformado por el 35.56% del total de la muestra. En el departamento del Meta en este mismo rango es donde mayor diferencia existe entre hombres y mujeres con el 36.40% para mujeres y 29.40% para hombres.

    En el departamento de Caldas las mujeres que componen este rango constituyen el 41.92%. Mientras que los hombres lo conforman el 39.12%. En Cundinamarca y Bogotá las mujeres dentro de este rango constituyen el 40.79%, mientras que los hombres constituyen el 35.46%. En Atlántico el 40.73% mientras que los hombres constituyen el 35.89%. En Guaviare las mujeres de este rango constituyen el 40.11% mientras que los hombres el 36.42% (Ver tabla N°2).

    Según los datos del Sistema, los departamentos de Huila, Risaralda y Atlántico aparecen como principal mente receptores de población desplazada, dado que aparecen solamente en el consolidado de departamentos receptores y no en el de expulsores (Ver tabla N° 1 y Tabla N°3).

    Los departamentos de Cundinamarca y Nariño, se constituyen como departamentos más receptores que expulsores, pues mientras Cundinamarca tiene un porcentaje del 6.73% como receptor, en cambio posee un 0.94% como expulsor. Nariño posee un 4.94% como receptor, mientras tiene un 1.14% como expulsor ( Ver tablas N°2 y N° 4).

    Para el consolidado de departamentos expulsores (Ver Tabla N°3) aparecen los departamentos de Putumayo, Magdalena y Norte de Santander como esencialmente expulsores de población desplazada, dado que no se reportan como receptores en la Tabla No. 1 de departamentos receptores. Los departamentos de Caquetá y Chocó aunque aparecen como receptores, expulsan más población de la que recibe. Caquetá posee el 4.98% de población expulsora, mientras tiene un 2.07% de población receptora. Chocó posee un 7.15% como expulsor, mientras tiene un 6.19% como receptor (Ver tablas N°2 y N°4).

    Los departamentos de Bolivar, Valle del Cauca, Sucre, Cesar aparecen como departamentos receptores y a la vez expulsores (Ver Tablas N°2 y N° 4).

    Según la muestra del Sistema de Información RUT, Nariño es el departamento expulsor donde su jefatura en cabeza de la mujer tiene mayor porcentaje con el 57.87%, mientras que la jefatura en cabeza de hombres corresponde al 42.13% (Ver tabla N° 4).

    El rango de 18 a 45 años es donde mayor porcentaje de población femenina existe con el 42.79%. Igualmente sucede en el departamento de Putumayo con el 42.72% para la población femenina en el rango mencionado (Vertabla N°4).

    Aunque en la muestra general el desplazamiento afecta por igual a hombres y a mujeres, en algunos departamentos según el consolidado de expulsores, aparecen porcentajes con décimas arriba del 50% para las mujeres como en el caso de Choco, Valle del Cauca, Tolima, Cesar, Sucre, Norte de Santander, Caldas y Cundinamarca. Con porcentajes de más del 50 % para las mujeres (Ver tabla N° 4).

    POBLACIÓN DESPLAZADA SEGÚN ACTOR DE EXPULSIÓN

    DATOS A MARZO 31 DE 2003

    Según la muestra del Sistema de Información sobre Población Desplazada por la Violencia RUT, la responsabilidad en la generación de expulsión aparece compartida en los actores armados tal como sigue: Paramilitares y/o de Autodenfensa con el 3460%; Guerrilla incluidas las distintas fuerzas insurgentes con el 34.16%; Actor armado desconocido 12.40%; Delincuencia y/o Narcotráfico con el 1.22%; Fuerza pública con el 1.05% (Ver gráfica N°1)

    La muestra de población desplazada según años de expulsión, difiere en sus porcentajes debido a la cantidad de registros ingresados al Sistema de Información. Hasta la fecha el año 2001 aparece como en el que más población se ha expulsado con el 25.52%, seguido por el 2002 con el 18.35% (Ver gráfica N°2). Cabe aclarar que el porcentaje que aparece para el año 2003 (1.44%) no es muy representativo de la realidad de desplaza miento durante el primer trimestre del año, debido a contratiempos en la recolección de datos.

    Lo que sí es obvio, es el incremento del porcentaje de población desplazada por causa de los grupos insurgentes, en comparación con los datos de los anteriores boletines publicados, donde el porcentaje era mayor para los grupos paramilitares. En cuanto a estos últimos resulta preocupante los testimonios de las comunidades que aseguran la connivencia de estos con miembros de la fuerza pública, hecho que en varias ocasiones ha denunciado Naciones Unidas a través de Ios informes de Derechos Humanos.

    La autoría del actor armado desconocido corresponde a población desplazada que no supo qué actor la expulsó. Varias de las personas encuestadas no saben qué fue lo que pasó por qué les sucedió lo que les tu que pasar, situación por la q atraviesa gran parte de las familias afectadas por el problema. En rea dad, varios aspectos son los que tendrían que analizar para determina la responsabilidad en términos de violación de los derechos humanos c los y las afectadas por motivo d desplazamiento. Lo cierto es que hasta la fecha no existe el primer procesado por el delito de desplaza al contrario, los casos reposan en 1 absoluta impunidad. Los enfrentamientos armados, las masacres, la amenazas, las tomas y los bombardeos se convierten en hechos, PC parte de los actores armados, qu provocan el miedo y la expulsión d comunidades enteras.

    POBLACION DESPLAZADA SEGÚN EXTENSIÓN DE LA TIERRA PORAÑO DE EXPULSIÓN

    DATOS AL 31 DE MARZO DE 2003

    Según los datos del “Sistema de Información sobre Población Desplazada por la Violencia” un total de 30.117 familias han abandona do 556.928 Ras. de tierra, lo que equivale a que en promedio cada familia ha abandonado aproximada mente 18 Has.

    Según el número de familias por cada año habría un promedio diferente. Por ejemplo: para el año 2003 correspondería un promedio de 15 Has. por familia; para el año 2002 un promedio de 17 Has; para el año 2001 un promedio de 19 Has, para el año 2000 un promedio de 28 Has; para el año 1999 un promedio de 15 Has, para el año 1998 un promedio de 10 Has. Y para el año de 1997 y anteriores un promedio de 15 Has (Ver tabla N°5).

    MUESTRA 1997 y anteriores a 2003 Jefatura Familiar Personas segun sexo Hectareas Abandonadas
    TOTAL DE LA MUESTRA 30.117 148.078 556.928
    HOMBRES 18.816 74.715
    MUJERES 11.301 73.363
    TOTAL DE LA MUESTRA 2003 435 2.180 6.612
    HOMBRES 205 1.068
    MUJERES 230 1.112
    TOTAL DE LA MUESTRA 2002 5.525 25.979 98.898
    HOMBRES 3.219 13.06
    MUJERES 2.306 12.919
    TOTAL DE LA MUESTRA 2001 7.687 37.005 146.876
    HOMBRES 7.740 18.502
    MUJERES 2.947 18.503
    TOTAL DE LA MUESTRA 2000 5.176 26.256 147.836
    HOMBRES 3.425 13.251
    MUJERES 1.751 13.005
    TOTAL DE LA MUESTRA 1999 4.407 22.868 68.138
    HOMBRES 3.022 11.759
    MUJERES 1.385 11.109
    TOTAL DE LA MUESTRA 1998 3.475 16.907 36.402
    HOMBRES 2.134 8.660
    MUJERES 1.341 8.247
    TOTAL DE LA MUESTRA1997 3.412 16.883 52.166
    HOMBRES 2.071 8.415
    MUJERES 1.341 8.468

    La tierra es uno de los bienes materia les de la población desplazada que aún no se ha protegido adecuadamente. A pesar de los programas de retorno, la disputa territorial, la desolación del campo, el desplazamiento forzado y la crisis aguda del agro en el país, constituyen el panorama de conflicto que impide el retorno de las comunidades en condiciones de dignidad.

    Las familias desplazadas del campo, que era su única fuente de subsistencia, en su situación de desempleados en los cascos urbanos, no tienen garantizado su derecho básico a la alimentación; y esto se relaciona con el acceso a la tierra que han abandonado.

    Adicionalmente la tierra, desde el punto de vista de la Iglesia, es un bien común para la humanidad, el cual no sólo debe preservarse sino que no puede quedar- se en manos de unos pocos. Es un bien que, hasta el momento del desplazamiento, ha permitido al campesino garantizar la alimentación adecuada y los medios de subsistencia necesarios para si y su familia.

    ENTIDADES QUE HAN BRINDADO AYUDA HUMANITARIA

    DATOS A MARZO 31 DE 2003

    Según la muestra del “Sistema de Información sobre Población Desplazada por la Violencia - RUT”, las entidades que han brindado ayuda humanitaria aparecen con porcentaje según el número de respuestas de la población encuestada y que ha sido afectada por el desplazamiento forzado. Tal como se muestra en el gráfico N°3, la Pastora! Social aparece con el porcentaje mayor de ayuda con el 17.08%, seguido de la Red de Solidaridad Social con el 16.67%, la Cruz Roja Colombiana con el 13,23%; familiares conocidos y/o amigos el 11.63%, el Comité Internacional de la Cruz Roja con el 10.90%; Ninguna el 6.59%; la Parroquia el 5.78%; otros 5.21%; ICBF 4.08%; Secretaria de Salud el 3.77%; Secretaria de Educación 2.29%; ONGs 1.49%; ACNUR 1.06%; Otras Iglesias 0.23%.

    Es importante resaltar la acogida y solidaridad por parte de los familiares y amigos que generalmente son los primeros en acudir a brindarle ayuda a los amigos o familiares afectados por el desplazamiento, al menos en los primeros momentos de la emergencia, dado que este tipo de ayuda se relaciona más con el apoyo emocional que material.

    La Iglesia continua muy preocupada por la población desplazada que no está registrada ante las entidades oficiales y que por lo tanto no ha t acceso a la ayuda humanitaria. hecho se suma a las dificultades acceso a las zonas de desplazamiento por parte de las Agencias Cooperación de las Entidades encargadas de brindar la ayuda, con la agudización del conflicto armado puede ver interrumpida su labor ayuda. Especial consideración debería tener con las comunidad que se encuentran sitiadas acantonadas dentro de la modalidad característica que hemos denominado inmovilidad forzada en medio de combates y hostilidades, cuya vulnerabilidad y riesgo se constatan.

    DESPLAZADOS: CRISIS HUMANITARIA Y DE DERECHOS HUMANOS

    EN LAS ZONAS DE REHABILITACIÓN Y CONSOLIDACIÓN

    Mapa

    El 19 de septiembre de 2002 el gobierno de Alvaro Uribe Vélez expidió el decreto 2002 al amparo de la conmoción interior para el control del orden público. Este decreto prevé las “Zonas de Rehabilitación y Consolidación”, que fueron establecidas con el decreto 2929 del 3 de diciembre de 2002 con el objetivo de recuperar la seguridad.

    Han sido dos los territorios declarados zo nas de rehabilitación. El primero está conformado por 24 municipios de los departamentos de Sucre y Bolívar, al norte de Colombia. El segundo abarca tres municipios de Arauca los cuales son atravesados por 176 kilómetros de oleoducto.

    La razón principal que motivó la creación de estas dos zonas especiales fue “Que existen zonas del país especialmente convulsionadas por el accionar de las organizaciones criminales, de manera que se hace necesario delimitarías en Zonas de Rehabilitación y Consolidación, con el fin de aplicarles medidas específicas para conjurar las causas de perturbación del orden público e impedir la extensión de sus efectos” (Considerando del Decreto 2929).

    En articulo 6 del decreto se establece también que “Los Ministerios de Educación Nacional, Salud y de Trabajo y Seguridad Social, presentarán planes y proyectos que conlleven a la rehabilitación de las Zonas en sus respectivas áreas”

    Pero dentro de las facultades que le otorga el decreto a los alcaldes militares o gobernadores en estas zonas está la de restringir la libre movilización de los ciudadanos y el acceso de ciudadanos extranjeros. En el contexto del conflicto armado, que atraviesa el país desde hace años, y en particular en lo que respecta al estado de conmoción interior, vemos con preocupación el desmedro y cercena miento de las libertades y garantías que deben tener los ciudadanos en un Estado Social de Derecho. Esto se nota en particular con la declaratoria de las Zonas de Consolidación y Rehabilitación, a través de la cual no se hace distingo estricto entre combatientes y no combatientes, conforme lo exige el Protocolo II del Derecho Internacional Humanitario y su articulo 3° adicional a los cuatro Convenios.

    A continuación nos permitimos publicar algunas opiniones de personas de Iglesia que están prestando su servicio pastoral a las poblaciones asentadas en las dos zo nas de consolidación y rehabilitación. Por obvias razones omitimos sus nombres.

    LA ZONA DE REHABILITACIÓN Y CONSOLIDACIÓN EN LA REGIÓN CARIBE

    La nueva experiencia que vive el Caribe colombiano con (a creación de (a zona de rehabilitación y consolidación, dentro del proyecto de seguridad democrática del presidente Uribe en los departamentos de Bolívar y Sucre, ha mostrado, en corto tiempo, las fisuras del sistema.

    Cuando todos esperaban seguridad. apareció (a desprotección como (a evidencia más clara del incremento de la guerra.

    Hay un gran escepticismo frente a lo que puede suceder. El común de los campesinos no duda en afirmar que “cada árbol se conoce por sus frutos” y hasta e! momento los resultados de esta zona no han sido otros que el aumento de la confrontación armada y consiguiente aumento dejos desplazados y desplazadas, (a desaparición forzada en un medio donde todo mundo es sospechoso, la consolidación de un proyecto paramilitar en cada uno de los municipios de (a zona de rehabilitación, (en cierta forma son (a autoridad, ponen el orden y deciden quien se va y quien se queda), la reafirmación de los grupos guerrilleros en la disputa de un terreno que no quieren ceder, (a extorsión, el chantaje, el boleteo, el miedo a ser delatado por alguien de la red de informantes.

    ¿ Con todo ello qué hemos observado en concreto?

    1. Estamos ante un modelo de Esta do y de sociedad propuesto a más (argo plazo. Ello reclama que respondamos a la coyuntura y problema también a largo plazo.
    1. Desde el Caribe colombiano percibimos que están surgiendo un serie de nuevos imaginarios que gradualmente van imponiendo pautas conductuales que todos debemos seguir. Percibimos un nuevo modelo de sociedad avanzando hacia (a derecha ideológica. Cada ve se reduce aceleradamente la mas critica. Los consejos comunitario de gobierno del señor presidente nos muestran que cada vez más 1 sociedad colombiana está d acuerdo con Uribe. El hecho de que el señor presidente haya visitado Carmen de Bolívar y 15 días ante haya visitado San Jacinto hac pensar que está muy cerca de la situación y es quien la maneja den- tío del proyecto de Estado Comunitario.
    En el municipio de Arroyohondo en el dia de la fiesta patronal era el comandante paramilitar de la zona, quien determinaba cual era (a calle mejor en el concurso organizado para asi ser merecedora del bulto de yuca, de los 20 kilos de carne y de las dos canastas de ron Tres Esquinas ya 15 chas antes habian tomado a unos jovenes de Cartagena que habian ido a/pueblo de Machado corregimiento de Arroyohondo para hacer una presentacion de su musica “champeta” y como solo teman unas pistas musicales en CD los bajaron de la tanma les rompieron sus CDs les raparon la cabeza y/os expulsaron del pueblo Degradacion y humillacion de la dignidad humana en comunidades aterrorizadas es la practica mas comun y frecuente de estos grupos.

    La pregunta que nos hacemos es si esos acercamientos, donde el presidente es quien hace la agenda, donde el presidente es quien da la palabra, donde hay un aparente acercamiento a la comunidad, no está cancelando y eliminando la gobernabilidad local y regional. ¿No será que es importante también escuchar el modo como las comunidades han dado respuestas a su problemática, ciertamente no sin dificultad? ¿Qué sentido tiene partir de las necesidades locales, si las autoridades locales pasan a un segundo plano, sin tomar en cuenta los procesos que ellas han adelantado con sus comunidades, rompiendo de esa forma el tejido social y truncando el proyecto de vida?

    1. Vemos con honda preocupación el hecho de que, en un contexto de guerra, no se den desplazamientos masivos hacia las grandes ciudades o ciudades intermedias; como también es preocupante que la gente, cuando trata de moverse, sea inmovilizada. El ambiente de zozobra es tal que las personas víctimas de la violencia y quienes desean escapar de la trampa de la muerte sean consideradas como el escenario donde se esconden actores armados y terroristas. Cobra fuerza la afirmación de que el soporte de los violentos es la población civil. Es el síndrome de que todos los civiles son sospechosos.
    1. También se percibe una concepción del orden bastante particular: es el concepto espacio- sectorial. Para la seguridad democrática en la zona de rehabilitación cada sector tiene su espacio. Quien está fuera del espacio genera desorden. De allí las medidas de empadronamiento en municipios de Bolívar y Sucre. Moraleja: “El que no está en su puesto genera desorden y es susceptible de ser sospechoso”.

    Otros aspectos percibidos tienen que ver con:

    • Espacios militarizados, con lo cual se puede legalizar y legitimar el paramilitarismo.
    • Hay un efecto sobre los sectores sociales, porque las comunidades se aislan y las redes sociales se pierden. Cada cual se encuentra quieto en su puesto y escondido detrás de su propio miedo.
    • Los líderes de organizaciones sociales aparecen reprimidos a través de procesos de judicializa ción, más para perseguir y deses tabilizar que para hacer justicia.
    • También percibimos censura de la información y violación del derecho a la privacidad.

    Observaciones finales:

    En modo personal, y esto puede ser cuestionable, creo que la solución militar ha sido un fracaso y ha mostrado una fisura muy grande en el sistema de seguridad democrática. Hay muchos detenidos, pero Martin Caballero sigue vivito y coleando. ¿Por qué sí capturan a las sardinas y no a los tiburones? Los grandes jefes siguen sueltos. Se le hacen atentados más fuertes y no sé qué tan alta pueda estar la moral de la fuerza pública muy a pesar del comando avanzado de San Jacinto y de los .recientes soldados campesinos que hace unas semanas llegaron a la zona. El común de la población dice que desgraciadamente serán carne de cañón.

    Esta Zona demuestra los grandes yacios de inversión social del presidente Uribe. Ello se evidencia mucho más claramente frente a la política que ha asumido ante el desplazamiento. Temo que las conquistas de los Principios Rectores de Francis Deng, cuanto se había podido avanzar desde la ley 387, y las herramientas jurídicas que nos daba la constitución del 91 se han venido a menos. Presumo que la política del retorno obedece más a los grandes megaproyectos en sus cinco laboratorios de paz, que a una real voluntad de restituir dignidad.

    Un testimonio claro de que la zona de rehabilitación es una solución equivocada es la posición de obispos y gobernadores de la región.

    Muy a pesar de todo, los procesos lo cales y regionales con fatiga y dificultad tratan de mantenerse.

    El caso más reciente es el esfuerzo de Obispos y Gobernadores que se han reunido este año tres veces y han manifestado una posición bien clara frente a la zona de rehabilitación, como a la falta de inversión social en la misma. No han sido pocas las opiniones de unos y otros frente a cuanto acontece. Por qué el señor presidente no abre sus oídos a quienes con pureza de intención y sinceridad en el corazón le están gritando en la calle que esa medida no corresponde con la dignidad humana y con el proyecto de nuestras comunidades? El mismo contra almirante cuando presentó al presbiterio de Cartagena la zona de rehabilitación afirmó que esa zona sin inversión social sería un fracaso. Esta afirmación es mucho antes que la de los obispos y gobernadores.

    Los paramilitares entraron a la base de datos de la tesorería de San Juan Nepomuceno, sacaron toda la información, hicieron el listado de todos los comerciantes los reunieron en una finca y les clavaron la vacuna.

    VISION DEL PROBLEMA DE LAS ZONAS DE REHABILITACION DE SUCRE DESDE LA PASTORAL SOCIAL

    L a “Diaconía de la Paz” de la Diócesis de Sincelejo sigue desarrollando sus actividades pastorales en todo el departamento de Sucre, con excepción de los municipios de Colosó, en donde el párroco debió abandonar el pueblo por amenazas contra su vida, y Chalán, donde el párroco P. José Luis Cárdenas Fernández fue asesinado el día 17 de octubre de 2002 por miembros de la guerrilla de las Farc, después de creada la Zona de rehabilitación y consolidación. Con el padre José Luis se venia desarrollando un trabajo desde la Pastoral Social en la Formación del Comité Parroquial de Pastoral Social, que debió ser suspendido por presiones directas de la guerrilla. El padre José Luis se caracterizaba por su discreción hasta para celebrar las eucaristías, manteniendo siempre la línea del mensaje pastoral y social.

    En el desarrollo de nuestro trabajo hemos tenido contacto con las fuerzas regulares e irregulares que transitan en las zonas, pero no ha habido una injerencia directa de modo que afecte nuestras actividades. El equipo huma no que trabaja en la sección de Desarrollo Humano Rural si es objeto frecuente de retenes del ejército para verificar su documentación. Sigue el desconocimiento general de las implicaciones de la “zona”, no hay pedagogía al respecto.

    En término globales percibimos en la dirigencia sucre y en gran parte de la población una aprobación a la Zona de Rehabilitación. Los pronunciamientos de inconformidad y rechazo en la Zona se han hecho desde la Iglesia Católica y algunas Organizaciones no gubernamentales, teniendo en cuenta que el único componente hasta ahora visto es el incremento del pie de fuerza militar para combatir y restablecer la zona con seguridad, pero no se ha visto la inversión social de la que tanto se ha hablado para estos municipios.

    En reuniones sostenidas entre los gobernadores de Cartagena, Sincelejo, Montería y los Obispo de la Provincia Eclesiástica de Cartagena y el Sinú se ha discutido la temática y se han pronunciado por la falta de inversión social. No obstante esta inquietud, se sigue trabajando para lograr incentivar la inversión social en los municipios perteneciente a la Zona de Rehabilitación de los Montes de Maria.

    En lo concerniente al fenómeno del desplazamiento y según los datos suministrados por organismos del Estado, Ong’s y la misma Iglesia, hemos observado reducción en este flagelo, principalmente en los municipios incluidos en la Zona de Rehabilitación, pero se debe aclarar que extraoficialmente se dice que el ejército y las fuerzas irregulares han impedido el desplazamiento de campesinos hacia los sectores urbanos, con el objeto de ejercer control en la población.

    A través del trabajo Inter-institucio que realizamos con algunas organizaciones, entre ellas la Red de Solidaridad, su delegado en Sucre nos manifestado el deseo de muchas fa lías desplazadas por el retorno, siempre y cuando se les garanticen las condiciones mínimas de seguridad. P discutir sobre este tema se ha ven reuniendo el Comité Departamental Desplazados con algunas autoridades departamentales y la opinión de campesinos es muy diversa al respecto.

    Desde la Diaconía seguimos acompañando el proceso de atención psicosocial y emocional a unas 100 personas desplazadas que están trabajando 1 recuperar su tejido social. Estas personas suministran información valida acerca de su experiencia desafortunada de ser desplazado por causa de violencia.

    La Diaconía de la Paz está atenta acontecer Sucreño y sirve de apoyo la Comisión de Conciliación de Sucre que acompaña procesos formativos la comunidad.

    DESPLAZAMIENTOS Y DERECHOS HUMANOS EN EL DEPARTAMENTO DE ARAUCA

    Presentamos un extracto de la entrevista que RUT Informa realizó con un representante de la Iglesia Católica de la Diócesis de Arauca, dentro de la cual están los municipios de Arauca, Arauquita y Sara vena, que conforman la zona de rehabilitación y consolidación.

    Cómo ha sido el desplazamiento en Arauca. ¿En la zona de rehabilitación se ha incrementado el desplaza miento?

    Desde el 3 de diciembre de 2002, cuando los tres municipios de Arauca, Arauquita y Saravena fueron de clarados zona de rehabilitación y consolidación, se esperaba que iba a mejorar la calidad de vida y que la violencia mermarla y desde luego iría a verse un modelo de convivencia distinto. Pues sucede que no se da ni lo económico, ni lo social, ya que la realidad actual es que no hay seguridad, ni inversión social, no hay vías, no hay alternativas de cultivos; la red pública de salud y hospitales es deficiente. Lo que se ve es un incremento de presencia militar, desempleo, pobreza y desplazamiento. Gente que ha sido desplazada del campo a los centros urbanos del mismo departamento, especialmente en Arauca e in clusive yendo a la hermana república de Venezuela, de la que nos separa solo el río Arauca. Muchos de ellos se han ido porque tienen familiares o amigos allí, otros porque tienen doble nacionalidad. Otro resultado es que hace poco el Ejército de Liberación Nacional declaró objetivo militar a los soldados campesinos y a la red de informantes.

    ¿Dónde cree Usted que se han producido más desplazamientos en estos tres municipios?

    El hecho más notorio fue el del año pasado; creo que fue en diciembre el desplazamiento de algunos campesinos al centro de la ciudad de Arauca capital. Luego se ha dado también en Arauquita, ya que allí es don de existen en algunas veredas, junto con Saravena, los cultivos de coca. Se produjo ante la presencia inesperada de helicópteros y bombardeos por par te del ejército y enfrentamientos con la guerrilla y también ante la amenaza inminente de la fumigación aérea con glifozato a esos cultivos ilícitos: se habla de 6.000 a 7.000 hectáreas. La gente se ha ido por miedo a que sean envenenados los cultivos de plátano, yuca, maíz, los ganados y su agua, ya que en un mismo predio algunos tienen la coca y su cultivo para el alimento. Allí no hay grandes cultivadores de coca, lo que tienen son máximo 3 o 4 hectáreas; por eso mucha gente en estas veredas, especialmente en el sector de Aguachica, que es una parroquia, ha salido al perímetro urbano.

    ¿ Con la fumigación se incrementarían los desplazamientos?

    Con la fumigación es evidente que los desplazamientos van a aumentar; pienso que se van a desplazar de unas 5.000 a 8.000 familias desplazadas como minimo. Hace días más de 800 campesinos cultivadores de coca con formaron una comisión para mediar ante el gobierno nacional e internacional y de una manera particular con Venezuela, ya que, si estos cultivos ilícitos fueran fumigados, Venezuela también seria afectada en su medio ambiente y ecosistema: lo envenenan, lo dañan. Por eso ellos solicitaban la negociación concertada, progresiva y apoyada con proyectos alternativos, especialmente de carreteras, para cultivar arroz y promover otras asociaciones, ya que hay mucho ganado lechero.

    ¿Esa petición que hicieron los campe sinos es posible?

    Personalmente seria el camino más viable, más humano, más digno e in cluso cristiano. Sabemos que la coca le hace daño a la salud de los que la usan. Pero si se hace una fumigación aérea hay mucho más envenena miento a la salud, al ecosistema y des de luego habría muchas muertes por los posibles enfrentamientos. Los cultivos ilícitos prosperan porque es muy difícil en el departamento de Arauca sacar un camionado de yuca o de plátano para venderlo en Bogotá a bajo precio; a veces se necesitan 18 o 22 horas por tierra y eso sin contar con los retenes de guerrillas, ejército o paramilitares y lo que se pierde por la vacuna que les sacan unos y otros. Por eso los campesinos manifiestan que es mejor sembrar coca que la pagan bien y la recogen allí mismo. Personalmente pienso que debería darse paso a una negociación.

    Esto mismo lo solicitamos en una comisión que viajó a Estados Unidos ante la ONU, ante el Departamento de Estado, ante el Congreso y ante Francis Deng, el autor de los Principios Rectores del Desplazamiento Forzado. Él nos escuchó y nos dijo que había visitado ya dos veces a Colombia y estaba pensando en una tercera visita con la posibilidad de llegar hasta Arauca. Le preocupa tremendamente la situación actual y mencionaba que Colombia es el tercer país mundial de desplazados internos. Él preguntaba qué podía hacer la comunidad internacional al respecto y nosotros le solicitamos que hubiese más vigilancia, más seguimiento, que exigieran más inversión social y el respeto a los derechos humanos y al Derecho Internacional Humanitario; junto a ello procurar la negociación política del conflicto arma do, ya que la guerra no deja nada bueno.

    ¿Cuál ha sido e/papel del Estado, de los organismos gubernamentales como la Red de Solidaridad, la Defensoría del Pueblo, las personerías, frente a la situación humanitaria y frente a las víctimas?

    Desde que se declaró esta región de Arauca como zona de rehabilitación, hay que tener presente que toda la estructura del Estado, me refiero a alcaldes, jueces, diputados, gobernador, inspector entre otros, son objetivo mi litar por parte de la guerrilla, especial mente por las FARC. Luego la labor está muy limitada, muy condicionada; personalmente la veo cada vez más débil.

    Ubiquemos un poquito el fenómeno del paramilitarismo en la región y cuénte nos qué ha pasado.

    Los paramilitares ya llevan más de dos años en el departamento de Arauca, aunque ni Tame, ni Gravo Norte, ni Puerto Rondón pertenecen a la zona de rehabilitación. Ellos hacen su ingreso desde Casanare primero por estos municipios; así que Tame es la más afectada en esa situación de paramilitarismo y también de enfrentamientos con la guerrilla, donde se han producido más desplazamientos sea del área rural como del perímetro urbano: comerciantes, ganaderos y campesinos han tenido que salir del departamento, otros de las cabeceras municipales.

    Tenemos la esperanza, la fortaleza, la paciencia y la perseverancia de estar dando una respuesta a la reconstrucción del tejido social de nuestra Diócesis en lo que se refiere a la calidad de vida y los valores cristianos.

    El año pasado se escuchó de algunas masacres y luego se produjo un desplazamiento al perímetro urbano; allí el gobierno departamental, la Red de Solidaridad y la Iglesia católica, encabezada por el Señor Obispo, lograron dialogar para que esta situación no siguiera avanzando. Desde luego que también se ha visto un cese de hostilidades por parte de los paramilitares por lo que se está dando en la comisión de negociación o de tregua.

    En la zona de rehabilitación la presencia fuerte de paramilitarismo principalmente se da en el sector rural de Arauca. Además en Caño Limón de inicia el oleoducto hasta Coveñas. Lo que se ve es que quizás el objetivo número uno es el petróleo, por € incremento de la seguridad milita policía. Yo pienso que la seguridad debe darse en salud, vivienda, educación, bienestar y relaciones.

    En muchas regiones del país se habla de cierta complacencia de a sectores de la fuerza pública coactividades de los paramilitares. A Arauca y en la zona especificar se ha visto esta relación?

    Lo que uno oye en los testimonio la gente es que los retenes de los tares y de los paramilitares a veces se ubican muy cerca. Lo que aconteció en junio del año pasado en Gravo te, aunque no es de la zona de rehabilitación, es que allí dicen que incluso casi convivían los paramilitares con la policía. En otro sector rural de Ara me parece que es el Rosal, no e bien seguro, el año pasado en diciembre toda la gente sabía que ahí estaban los paramilitares y supuestamente el único que no lo sabían era el i cito, quedando a unos 10 kilómetros de la Brigada de Arauca.

    ¿ Cómo ha visto el desempeño c fuerza pública en la zona?

    Ha sido indiscriminado. Persona te he observado que se han dado pellos en los derechos humanos, libertad, a la tranquilidad y al libre esparcimiento, ya que por simples pechas o el estar en un lugar determinado compartiendo tres o dialoga llegan y los llevan en carro hacia policía, donde allí los investigan incluso permanecen 24 o 48 horas algunas otras ocasiones por simples sospechas de ser auxiliadores de la guerrilla los han llevado a la Brigada, otras veces los han traído a Bogotá y hay un buen número en las cárceles en investigación. Se han sepultado NN en los cementerios de las parroquias o del departamento, gente que viene de otras partes, los capturan, los asesinan, los dejan muertos y nadie los reclama.

    La parte de los niños es muy preocupan te. La Comisión Interamericana de DO HH habla de la necesidad de otorgarles protección especial y su exclusión del conflicto. ¿No estaría esto en contra de dicha recomendación?

    Es evidente que se está atentando y violando los derechos del niño al irrespetarle su intimidad, su dignidad y segundo que se abusa de su espontaneidad, conciencia y libertad al expresar lo que le parece. Puede ser engañado por algún detalle, ser utilizado y esto no se debe permitir por que desestabiliza también a la familia y un niño así como puede revelar cosas que son ciertas o porque escuchó y el otro le puede creer que es cierto, también puede ser que no lo sea. Esto podría llevar a atropellos o a sindicar a una familia de pertenecer a determinado grupo.

    Retrocedamos un poco a la movilidad humana. Usted dice que la gente para desplazarse ha tenido que acercarse a la fuerza pública por lo de la carnetización. Cuando tiene que irse, tiene que reportarse frente a la fuerza pública, ¿Qué pasa con las personas que llegan como las familias o los extranjero.

    En Arauca, desde algunos años, y especialmente el año pasado, está prohibido por parte de la guerrilla que llegue gente al departamento, gente extraña. Si llega alguien, debe ir acompañado por una persona que resida allí y ella responda. También se dijo por parte del ELN que era objetivo militar todo extranjero que llegue a Caño Limón, como también todas las personas que laboran allí. Por eso en res puesta de ello el ejército y la policía, o el gobierno más bien, ha sacado una

    norma que todo extranjero que llegue debe presentarse a la base militar o a la estación de policía para ser custodiado. Por eso casi no se ve gente que llegue de otro departamento o que no es conocida. Está muy controlado y esto no es solamente en los municipios de rehabilitación, sino en todo el departamento e incluso parte de Boyacá, Santander y Casanare. Hay constantes retenes y requisas para mirar quien por parte de los tres grupos armados: las guerrillas, los para militares y los militares con la policía.

    Finalmente, háblenos un poco de su experiencia pastoral allí en la Dióce sis. ¿Cómo ha sido, cómo ha hecho usted para mantenerse? ¿Cuál es la tendencia del trabajo de Iglesia allí en la zona? ¿ Usted siente que el espacio se recorta o al contrario se mantiene, cómo lo vislumbra usted?

    Ante el conflicto armado, que se vive en la Diócesis de Arauca desde hace más de 20 años y de una manera particular con la muerte en 1985 del párroco de Fortul, el Padre Raúl Cuervo, y luego con el asesinato por parte del ELN del obispo Monseñor Jesús Emilio Jaramillo Monsalve el 2 de octubre de 1989, su trabajo siempre tuvo una limitación bastante grande. Luego en los últimos tiempos especialmente des de el 96 emprendimos el Proceso Diocesano de Renovación, que, desde los diferentes niveles de pastoral, da res puesta tanto a lo social, lo litúrgico y lo profético, es decir a todo lo que hace par te del ser humano.

    En la actualidad es evidente que la gen te ha querido volver a Dios y participa del culto. Pero en lo que se refiere a tener grupos bíblicos, de oración, apostólicos, etc., la gente tiene mucho temor de participar a las reuniones por desplazarse a los lugares donde se convocan, sean en los barrios o en las veredas. Uno ve que hay limitaciones graves como el hecho que nuestros templos están ubicados cerca de las estaciones de policía, debido a que primero fue el templo y después la estación de policía. Por eso muchas personas, sobre todo en las tardes y cuando está el conflicto armado incrementado, se abstiene de participar. Lo mismo su cede en el área rural: si hay presencia del ejército la gente como que también teme porque puede producirse un enfrentamiento entre la guerrilla y los paramilitares. Otras veces hay paros armados que hacen difícil asistir al área rural, porque no hay transporte y los medios informativos también son muy limitados.

    Sin embargo tenemos la esperanza, la fortaleza, la paciencia y la perseverancia de estar dando una respuesta a la reconstrucción del tejido social de nuestra diócesis en lo que se refiere a la calidad de vida y los valores cristianos.

     “Hacia una visión compartida de las víctimas del conflicto colombiano en los países vecinos.”

    CONCLUSIONES Y COMPROMISOS

    Convocados por el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), la Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE) y el ACNUR, reunidos en Quito del 6 al 8 de marzo de 2003, obispos, sacerdotes, religiosas y laicos compro metidos con el servicio en favor de los refugiados hemos compartido nuestra experiencia y reflexionado sobre el tema: “Hacia una visión compartida de las víctimas del conflicto colombiano en los países vecinos”; y hemos llegado a las siguientes consideraciones y conclusiones.

    EL CONFLICTO COLOMBIANO Y SU REPERCIJSION EN LA

    REGION

    1. Es necesario reconocer y aceptar la complejidad del conflicto armado interno en Colombia y las implicaciones prácticas que tiene para la protección de las víctimas del desplazamiento forzado, tanto dentro de Colombia como en los países vecinos. Esto permite subrayar una creciente crisis humanitaria que se extiende a la región y, en particular, en las zonas fronterizas y nos ayuda a entender la importancia de contar con una visión compartida de carácter regional para los países andinos.
    1. Tomamos conciencia del poco reconocimiento y la fragilidad de los aspectos humanitarios de la crisis que se manifiesta, entre otros, por los siguientes elementos:
      • Un desconocimiento de la dimensión humanitaria del desplazamiento forzado en las fronteras y su impacto en los países vecinos.
      • Presencia de los actores armados en las zonas fronterizas y sus implicaciones prácticas para la seguridad personal de las víctimas.
      • Marcos legales débiles para la recepción, identificación y tratamiento de las víctimas en los países vecinos.
      • Creciente xenofobia y estigmatización hacia las victimas del desplazamiento forzado, lo cual hace que opten por la invisibilidad como un mecanismo de protección.
      • Insuficiente provisión de asistencia humanitaria para las victimas en las regiones fronterizas y para las poblaciones locales.
      • Afirmaciones de seguridad nacional por parte de los Estados en un contexto en el cual se trata de conciliar los intereses legítimos de los Gobiernos y las necesidades humanitarias de las víctimas que requieren protección

    COMPEMENTARIEDAD

    1. La complementariedad entre el ACNUR y la Iglesia se plantea desde un espíritu de mutua colaboración en un interés común de brindar protección y ayuda humanitaria a las víctimas del desplazamiento forzado. En efecto, el interés por proteger a las víctimas del conflicto, se constituye en el común denominador, el hilo conductor que debe continuar hermanando a ambas instituciones. Esta complementariedad reconoce y subraya la responsabilidad inherente de los Estados de brindar protección a las victimas.
    1. La presencia y el reconocimiento de la Iglesia frente al Estado y en general, frente a la Sociedad, le ofrece la oportunidad de identificar a las victimas del desplazamiento forzado, coadyuvando así a la efectividad de la respuesta humanitaria, y facilitando el respeto y vigencia de los derechos humanos de estas poblaciones.
    1. Es necesario subrayar y preservar el carácter civil de las víctimas del desplazamiento forzado.

    ACCIONES

    1. Ejecutar proyectos comunitarios en las regiones fronterizas es fundamental para superar los enfoques geográficos y poblacionales de carácter individual, y permiten facilitar la integración local, y beneficiar a las comunidades receptoras. Por otra parte, en texto en el cual el número de solicitantes de refugio son una n se impone un reconocimiento d número de personas que reclaman protección, y que optan anonimato como mecanismos autoprotección. Las zonas fronterizas deben ser vistas como zonas de intereses comunes y no zonas de exclusión social.
    2. Reconocer y potenciar el trabajo que realiza la Sociedad Civil instituciones que prestan humanitaria a fin de que comunidades receptoras vean victimas como sus semejante necesidades comunes.
    1. Promover el acceso sin restricciones de los niños de las comunidades receptoras y de lo víctimas de los desplazamientos forzados a los servicios de educación y salud.
    1. Continuar los esfuerzos par los Estados adopten norma internas que aseguren la protección a los refugiados y de otras personas que requieren protección internacional
    1. Realizar un esfuerzo común movilizar fondos para los pro comunitarios y otras iniciativas tendientes a la protección de víctimas del desplazamiento forzado interno y externo.

    COMPROMISOS

    1. lncorporara la población refL y a la población local en los pro ejecutados en zonas receptoras fin de facilitar la integración local.
    1. Continuar fortaleciendo el cambio pastoral para entender tanto la dinámica de los desplazamientos forzados, transfronterizos, como la imperiosa necesidad de identificar y brindar la protección que las victimas necesitan.
    1. Promover el diálogo constructivo con las instancias civiles y militares del Estado.
    1. Promover la creación y consolidación de redes de protección con otros sectores, tales como organizaciones no gubernamentales de derechos humanos, universidades y centros educativos, organizaciones de asistencia humanitaria.
    1. Promover el desarrollo estatal en las zonas fronterizas a través de acciones binacionales de las Diócesis, para lo cual el CELAM ofrece todo su apoyo, y en particular, su capacidad de convocatoria y seguimiento.
    1. Continuar los esfuerzos de la Iglesia y del ACNUR en la región para el reconocimiento de la crisis humanitaria en las fronteras, que faciliten la identificación y el tratamiento efectivo de las víctimas externas del conflicto.
    1. Desarrollar mecanismos concretos para ampliar la cobertura de nuestras acciones que permitan dar una respuesta adecuada a las necesidades de protección y ayuda humanitaria de las víctimas, y coadyuvar al restablecimiento de la dignidad de la persona humana, a través del fortalecimiento de sus derechos, teniendo presente las necesidades diferenciadas en razón de género, edad y los aspectos étnicos y culturales de la población.

    SEGUIMIENTO DEL PROCESO

    1. Realizar el próximo encuentro regional en marzo del 2004 en Venezuela. La organización del evento regional queda a cargo del CELAM y de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), con el apoyo del ACNUR.
    1. Como mecanismo preparatorio se propone realizar encuentros binacionales sobre esta problemática para los ejes fronterizos en el transcurso del presente año. La organización de estos eventos queda a cargo de la Pastoral de Movilidad Humana de la CEC y de las instancias encargadas de las respectivas conferen cias episcopales en coordinación con el apoyo del ACNUR.

    MENSAJE A LOS HERMANOS

    VÍCTIMAS DEL CONFLICTO ARMADO COLOMBIANO

    1. Los Obispos de las Iglesias que peregrinan en Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela, reunidos en las jornadas de reflexión “Hacia una visión compartida sobre las víctimas del conflicto colombiano en los países vecinos”, queremos dirigir un mensaje fraterno a nuestros hermanos refugiados, víctimas del conflicto armado colombiano.
    1. Somos conscientes de que el fenómeno de los refugiados afecta a todos los países fronterizos de Colombia, realidad “que la Iglesia, peregrina, al servicio de toda la familia humana, no puede dejar de asumir y afrontar con el espíritu evangélico de caridad universal”(Juan Pablo I Mensaje para la jornada mundial de los emigrantes y refugiados, 2003)
    1. Sabemos de las dificultades para encontrar soluciones a corto plazo a la violencia estructural y al conflicto armado que están a la base del refugio; soluciones que reconozcan la dignidad de la persona humana y que sean éticamente válidas y evangélicamente aceptables.

    Como creyentes en Jesucristo rechazamos enérgicamente toda forma de terrorismo, ya sea como guerra revolucionaria o como estrategia de defensa del Estado; y renovamos nuestra opción por la vida y la libertad, por la democracia y el estado de derecho, que permiten el pleno desarrollo de la persona y de las comunidades.

    1. Por la gravedad del problema, hacemos un llamado urgente a los gobiernos de nuestros países para que asuman en todos sus postulados, la legislación internacional sobre los refugiados e implementen políticas humanitarias permanentes. A dichos gobiernos así como a las instituciones nacionales e internacionales de ayudas humanitarias, los convocamos a una acción decidida que, desde la perspectiva de la visión integral de la persona humana, pueda desarrollar planes más integrales en bien de los refugiados.
    1. A todos aquellos y aquellas a los que la violencia obligó a abandonar la tierra que les vio nacer y todo lo construido a lo largo de sus vidas, queremos expresarles nuestra fraterna y evangélica solidaridad; la Iglesia, con sus pastores y comunidades en los países de tránsito o de llegada, les seguirá acompañando con amor.

    Hermanos refugiados: su dolorosa y dramática situación interpela nuestra misión profética de pastores y nos muestra el rostro concreto de Jesús, al que en ustedes queremos amar y servir.

    1. Agradecemos a nuestros gobiernos, a las instituciones nacionales e internacionales y a las comunidades locales, la acogida fratema y solidaria que ofrecen a nuestros refugiados, y la ayuda para la inserción en sus nuevas realidades sociales y culturales. Esto no es fácil y sólo se puede realizar desde el amor. En efecto, estamos convencidos como enseña el Papa de que “sólo un amor auténticamente evangélico será suficientemente fuerte para ayudar a las comunidades a pasar de la mera tolerancia en relación con los demás al respeto real de sus diferencias”(ldem, n. 4).

    Quito, 8 de Marzo de 2003.

    Nuevos documentos en RSS 0.91

    Organización Panamericana de la Salud [Valid RSS] Contact us | PAHO Colombia | PAHO
    This webpage is supported by the Panamerican Health Organization, however, the published contents are strict responsability and merit of its authors and do not necessarily represent the position or line of conduct of PAHO | Adm

    The publication of this page it has been possible thanks to the financial support of the Canadian International Development Agency --CIDA-- and the State Department of the United States.

    Contáctenos | OPS | PAHO
    Esta página es mantenida por la Organización Panamericana de la Salud, sin embargo, los contenidos que sean publicados son estrictamente responsabilidad y mérito de sus autores y no representan necesariamente la posición o línea de conducta que sobre la materia tenga la OPS. | Adm

    La publicación de esta página ha sido posible gracias al apoyo financiero de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional -- CIDA -- y el Departamento de Estado de los Estados Unidos.