Salud y Desplazamiento (English)

Buscar en esta página / Search this page

[ Versión en Word ]

La Nueva Colonización Urbana: El Desplazamiento Forzado[1]

Rubén Darío Guevara Corral
Antropólogo Ms Salud pública
Univalle- Asprodeso

Resumen

Este ensayo pretende mostrar las causas del desplazamiento forzado y las características del modo de vida de la población que se desplaza, haciendo énfasis en los afroamericanos de la costa pacífica e indígenas andinos. El referente geográfico son los Departamento del Cauca y del Valle del Cauca y principalmente las ciudades de Cali y Popayán las cuales permiten enfocar la categoría: "nuevos colonizadores urbanos" como un mecanismo explicativo de la reconfiguración socio cultural y espacial del área.

Palabras Claves: Colonización urbana- Desplazamiento forzado- Reconfiguración espacial.

Introducción.

Las condiciones históricas por las cuales está pasando el país con respecto a la violencia que se agudiza por el conflicto entre los sectores armados que de alguna manera afecta a la población civil, ha venido teniendo su respuesta en las ciudades, capitales municipales o poblaciones con un relativo número de población desplazada que allì se concentra y que se manifiesta como: "los nuevos colonizadores urbanos".

El concepto de "nuevos colonizadores urbanos" hace alusión a esa población desplazada que ha llegado a la ciudad y se ha ubicado no sólo en un espacio no apto para vivir y establecer su vivienda familiar, sino a los que se han ubicado en el centro de la ciudad con sus mercancías, constituyendo esa cultura del rebusque de los vendedores ambulantes, en los andenes (como en Popayán) o recorriendo la ciudad o parados en los semáforos (como en Cali) con lo cual se proveen del dinero necesario para satisfacer sus necesidades básicas, pero que también, de alguna manera, favorecen por medio de la economía no formal, a su propia familia. Ahora, quienes acuden a ellos lo hacen por encontrar mejores precios en los productos o mercancías que les ofrecen y necesitan y así, contribuyen a equilibrar sus propios ingresos, accediendo a lo más barato.

Esta reconfiguración del espacio por lo económico ha obligado a que se den procesos socioculturales, organizativos y de mutua colaboración entre vendedores y consumidores que de todas maneras no dejan de ser mal vistos por los propietarios de almacenes, por los peatones citadinos y por el gobierno municipal

Lo que sí es cierto, es que esta complejidad humana al servicio de lo económico requiere de atención inmediata por parte del Estado que debe evitar el conflicto y la represión como mecanismos de control de un orden espacial y atención a la norma constitucional, por cuanto que ellos, son el resultado de esa falta de atención, incapacidad y descontrol histórico del Estado para superar la injusticia en todos los órdenes que son los causantes de la pobreza y la miseria.

Dos ideas enmarcan el interés de adelantar este trabajo: una, mostrar cuáles son las características del desplazamiento y del modo de vida de la población que se desplaza (indígenas, campesinos, afrodescendientes) por causa del conflicto armado y otra, dar cuenta de las "nuevas" formas sociales, económicas, polìticas y culturales que asumen y manifiestan ellos, los desplazados, en los asentamientos y de manera especial, dar a conocer cómo los aportes culturales en sus proyectos de vida, las experiencias y propuestas alternativas apara acabar con la guerra, tienen validez y son signos significativos del renacer de esos grupos humanos.

Hacerles un merecido reconocimiento a estos sujetos históricos invisibilizados, es más que indispensable y necesario en una sociedad que como la colombiana ha hecho caso omiso de este problema o trata de ocultarlos cuando no, los estigmatiza, dejándolos por sus condiciones, sin el reconocimiento de sus derechos políticos, sociales y culturales, y considerándolos como diferentes frente a las políticas del Estado.

Nuestro interés particular radica en mostrar cómo afecta el conflicto armado a los habitantes de la Región del Pacífico colombiano y a los indígena andinos, dueños ancestrales de su territorios y sustentadores de una cultura que se simenta en la racionalidad que hacen del principal medio de producción: la tierra.

Así, a manera de propuesta, insisto en el diálogo con los desplazados así como con los actores en conflicto para que podamos tener un sitio en donde realizar nuestros sueños y hacer posible sus y nuestras esperanzas de vida.

Es menester decir que este ensayo sigue la dirección de una linea de trabajo y recoge las experiencias de la investigación que se realizó con "Mujeres desplazadas por el conflicto armado. Perspectivas de género en Cali y Popayán", y que contó con la ayuda de Asprodeso[2]

Causas y Consecuencias del Conflicto.

Son variadas, complejas y múltiples las causales del conflicto, atravesadas por toda la historia de la conformación de la nacionalidad y del estado colombiano. Sin embargo, a manera de síntesis sólo presentaré en esta reflexión las que pueden servir más como medio de explicación coyuntural frente al tema que nos ocupa que a la de una explicación del conflicto en sí mismo.

Permítanme decir que: las reiteradas políticas del Estado colombiano que se han ido plegando a los intereses foráneos que los favorecen por una apertura económica, una privatización; la formación de zonas de libre explotación y comercio en manos de multinacionales así como la apropiación de tierras que históricamente y por tradición han ocupado las poblaciones, al igual que los intereses de un mercado global que tiene capital foraneo, junto con la producción y comercio de drogas ilícitas, que se apoya en fuerzas insurgentes irregulares, (paramilitares, guerrilla), y regulares (ejército) y la aplicación del Plan Colombia, son como las causas más significativas a mi modo de ver, del desplazamiento forzado interno.

Comportamiento del Desplazamiento.-

Las causas enunciadas anteriormente, han tenido su incidencia de manera diferente en el comportamiento del desplazamiento interno entre los actores de nuestro interés: los afrodescendientes y los indígenas andinos y por ende, en lo que manifiestan como resultado del desplazamiento puesto que la violencia se experimenta de manera diferente según la cultura local. Si bien la Constitución de 1991 y la Ley 70 de Negritudes les dio tanto a unos como a los otros herramientas para organizarse, defender su territorio, promover su cultura y fortalecer sus comunidades, así como hacerlos imprescriptibles, inembargables e inenajenables, el hecho es que hoy ellos, no han encontrado de manera efectiva, la ayuda institucional y por el contrario, la siguen buscando aún a costa de su propia vida.

Como consecuencias de este conflicto se ha visto: la pérdida de tierras y territorios ancestrales, así, como sus forma de vida tradicionales que se ven afectadas y con ellas, los procesos organizativos, la desintegración de las relaciones de identidad étnica-culturales, la destrucción del medio ambiente y por ende, la persecución y hechos atentatorios contra la integridad personal que causan miedo, rabia y dolor cuya respuesta es el éxodo violento que los conducen a la miseria, al abandono, al hambre, a la pérdida de la autoestima y a lo que más los ha identificado: sus relaciones de parentesco-familiar.

Con respecto a los afrodescendientes habitantes històricos ribereños, que han basado su modo de vida en particulares formas de apropiación de la tierra y del agua y en sistemas de producción tradicionales basados en la diversidad, en donde se percibe la baja intensidad productiva y un excedente escaso para el mercadeo y que socializan esos productos a través de relaciones y sistemas propios de un parentesco en donde el género es un valor significativo para las tareas productivas y cuyas relaciones sociales para la reproducción se enmarcan en una cosmovisión natural, cualquier alteración de estas estructuras irá a modificar su cultura.

En el proceso del desplazamiento, los afrodescendientes ha pasado por una serie de etapas que sólo las enunciamos más adelante a manera de información para dar cuenta del conjunto pero que dadas las circunstancias, ellas varían según los actores que influyan y según como los "sienta y persiva" esta gente.

A manera de ejemplo, permìtanme mostrar cómo la masacre por los paramilitares en el Naya (municipios de Suárez y Buenos Aires en el Cauca y Buenaventura en el Valle) como represalia por los secuestros cometidos en la Iglesia de La Maria y en el kilómetro 18 en la vía Cali a Buenaventura por parte del ELN, un grupo de paramilitares recorrieron los ríos de la región y asesinaron a un sinnúmero de personas habitantes de esa región (negros e indios), acusándolos de ser auxiliares de la guerrilla. Mas tarde con el secuestro de los diputados de la Asamblea del Valle del Cauca por parte de las FARC, nuevamente se agudiza el problema en el Naya con asesinatos selectivos y la violación de los derechos humanos de los habitantes que acusaron a los paramilitares y al ejército de intimidar la población y ejercer coerción a sus derechos fundamentales. En esta región fueron asesinados indígenas paeces quienes habían constituido el Cabildo pero que no tenían aún el reconocimiento y legalización por parte del Incora, del Resguardo.

Los pobladores acusan a todos los grupos armados de imponer su autoridad y desconocer las autoridades propias de la región, de persecusión a sus lìderes cuando no, de sus asesinatos, además, manifiestan, que se hace caso omiso de las alertas tempranas. Lo anterior ha llevado a que muchas de estas familias abandonen la región, individualmente y en silencio piden denuncia de esta situación y solidaridad, así como el respeto que deben todos los grupos armados a su territorio, a la autonomía y a los derechos humanos.[3]

Es que el litoral Pacífico: Tumaco, Guapi, Buenaventura. Bahía solano y Juradó, se ha convertido en una región estratégica para el tráfico de armas lo cual lo hace una zona en disputa que afecta tanto a negros como a indios (emberas y waunanas) que se obligan a desplazar. Los paras en Iscuandé (Octubre 2001) obligaron a desplazarse a la mayor parte de la población negra a Guapi, Cauca. En el Saija, cometieron masacres, y se presentan combates entre paras y guerrillas por el control territorial en Tumaco, Barbacoas y Ricaurte en Nariño

No es de interés aquí, mencionar la cantidad de personas desplazadas a Cali, Popayán, Santander de Quilichao (Cauca), Timba (Cauca) y probablemente a otras cabeceras municipales, de un número significativo de familias de afrodescendientes por los hechos anteriormente descritos.(Se mencionan que hubo 200 indígenas desaparecidos y 7000 indígenas desplazados (El Tiempo: Octubre 2002)). Sin embargo, acudiendo a nuestra experiencia y trabajos de campo y con el ánimo de hacer referencia al número de afrodescendientes desplazados , detallaremos los siguiente:

  • El número de personas expulsadas de la Costa Pacífica Caucana: Guapi, López, Timbiquí : es de 1912
  • El número de personas expulsadas del norte del Cauca :indígenas, afrodescendientes y campesinos: 2725
  • El número de personas expulsadas del sur del Chocó: afrodescendientes: 2620.
  • El número de personas expulsadas del sur del valle: indígenas, campesino y afrodescendientes: 5538 ( RSS. Sistema único de Registro. SUR. Junio 19 de 2002.)

Señalaré a continuación a manera de información y atendiendo a lo obtenido en el trabajo de campo, las etapas por las cuales han pasado los desplazados que llegan a la ciudad.

En la etapa de salida, mencionan los desplazados que hay miedo, rencor y rabia frente a lo sucedido. Que el sufrimiento a que han sido sometidos se resiste pero que es en una fase muy superior cuando este aflora con sentimientos de odio y profundo dolor.

En la etapa de llegada, hay incertidumbre aunque esperanzas de ser acogidos por parientes, amigos o conocidos ( entre los afrodescendientes, las relaciones de parentesco son muy fuertes y la expresión "familia" transciende todo el entramado de la afectividad), transcurre un proceso en donde el anonimato y el ocultamiento disfrazan una "culpa" que no se tiene pero que se les indilga. Buscan en este proceso acomodarse para resolver necesidades insatisfechas de vivienda para alojarse, comida y estudio para sus hijos. Recorren espacios acompañados por familiares o amigos en busca de ayuda institucional y empiezan a conocer la ciudad con todas sus dificultades y problemas.

Si la dispersión del desplazado es una condición del anonimato y se pierde el principio de comunidad y de pertenencia, se inicia otro, el de la solidaridad inmediata, para evitar el aislamiento. Surge el señalamiento por su condición y con ello el resentimiento que empieza a tener su curso perfilándose el odio y la rabia por su situación. En algunos casos esto desemboca en huidas, en el abandono de los hombres de su núcleo familiar y dejar a las mujeres solas. Las mujeres abandonan sus hijos y los dejan al cuidado de parientes o amigos para efectuar actividades diversas: prostitución, servicio domèstico, ventas ambulantes. Las redes de socialización en estas comunidades étnicas son fuertes culturalmente.

Esta etapa de consolidar la llegada es de lo más traumática por cuanto la intolerancia, la exclusión e inequidad del grueso de los pobladores urbanos se hacen manifiestos, de allí los resentimientos y las culpabilidades, el conflicto intergeneracional se acelera y los sueños y pesadillas en los hij@s menores van definiendo un comportamiento.

Teniendo en cuenta esta visión panorámica de la forma como transcurren las etapas del desplazamiento en la ciudad de Cali principalmente entre y en los desplazados, afrontaremos en el capìtulo correspondiente, una aproximación tentativa de la situación en general de ellos con el fin de mostrar las características socioculturales y políticas de los desplazados en la ciudad.

Desplazamiento indígena en el sur del país.

En Colombia existen 597 resguardos, con una extensión aproximada de 30.206.741 hectáreas que representan aproximadamente el 28 por ciento del territorio nacional, en ese espacio habitan solo 13.764 familias integradas por 392.500 indígenas. El resto vive en alquiler o préstamo en propiedades de terratenientes, un pequeño grupo son nómadas y no tienen el concepto de propiedad asimilado.

Uno de los graves problemas que están sufriendo los indígenas colombianos es que en sus tierras se está llevando a cabo parte de la guerra que sostienen guerrilleros y paramilitares.

El conflicto armado està repercutiendo en el desplazamiento del indígena que habitan en los territorios de la Costa Pacífica y en el algunos del sur del país. De una manera significativa aunque presenta modalidades diferentes dadas las estructuras sociales y políticas construidas por tradición histórica, a estas étnias, se les está violando el derecho internacional humanitario y sus derechos humanos por parte de los sectores armados ante la degradación que ha tomado la guerra.

La organización indígena de Colombia: ONIC, manifiesta que hasta agosto pasado habían sido asesinados 115 indígenas durante este año en el pais y que en el Cauca, los paéces del norte han sufrido la pérdida de por lo menos 80 líderes asesinados por las FARC y el ElN.

De manera breve, veamos cómo inciden los grupos armados en el desplazamiento indígena:

La insurgencia tiene su culpa en la medida en que los señala como "del otro bando" pero también, porque les incautas sus bienes de subsistencia y de manera especial, recluta a los jóvenes a la fuerza, asesina a sus lìderes o desaparece a sus autoridades tradicionales, para no mencionar el irrespeto a sus territorios y a la jurisprudencia indígena. Es por ello que han planteado: "que la insurgencia pare las acciones criminales contra las comunidades y dirigentes de los pueblos indígenas, exigirles el respeto de su propio discurso de compromiso con los sectores populares. Que salgan del territorio, que modifiquen sus procedimientos contrarios al pueblo, que respeten la autoridad, territorio, gobierno y ejercicio de la jurisprudencia indígena, que entiendan que los reglamentos, guardias y procesos organizativos indígenas son instituciones milenarias. Así mismo exigen que no recluten a los jóvenes" (Declaración del Congreso de los Pueblos Indígenas, Cota Cundinamarca: 2001).

Geográficamente, la insurgencia busca su ubicación en la cordillera, las cabeceras de los ríos, zonas de colonización y cerca de las cabeceras municipales, centros urbanos y capitales de departamentos. Así, como cerca de las bases paramilitares ( Timba en el Cauca; Tumaco en Nariño y en Bahía Solano y Juradó en el Chocó) y los cruces de vías de acceso ( carretera panamericana) para ejercer el control de acceso.

Hoy, ante el desconocimiento que han hecho los actores insurgentes de las autoridades indígenas y a sus formas de organización social y territorial, no obstante, los diálogos se han obstaculizados "por órdenes del estado mayor" de la insurgencia y frente a esto, los indígenas se han obligado a la resistencia (en Coconuco, Puracé, Caldono y Bolívar, en el Cauca) como movimiento social. En dias pasados, la comunidad negra del Charco en Nariño, presentó su resistencia frente al accionar de los paramilitares ( El Tiempo 10-26-2002) de una manera que presagia el asomo de las fortalezas de la organización.

También, las inversiones del capital extranjero en estas regiones a través de multinacionales: mineras, del petroleo, energía y vías carreteables (Popayán- Cali) que son parte del nuevo modelo de desarrollo mundial y en donde hay presencia indígena, hacen que surja la contradicción por las formas como estas actúan y que no responden a los concepciones ideológicas ni de los indígenas ni de los afrodescendientes por cuanto alteran el ecosistema y la visión del mundo natural. Los que defienden aquellos intereses económicos son grupos armados (AUC, grupos de seguridad privada) que buscan exterminar a quienes dirigen las protestas o a desalojar a las comunidades que se oponen.

Los cultivos ilícitos han llevado a la invasión del territorio indígena por parte de colonos y cultivadores de coca y amapola y con ello a la deforestación, desorganización comunitaria, sometimiento de la juventud, desintegración de los lazos parentales, violencia, delincuencia común y grupos armados. Juntos, han deteriorado las condiciones de las comunidades indígenas.

Este incremento de los cultivos ilícitos ha contribuido al narco- latifundio. Apoyado por paras, se han expulsado colonos, indígenas, negros y campesinos. Territorios de afrodescendientes han sido adquiridos aún a costa de la ley y los de los indígenas "han sido profanados y arrasados por las polìticas estatales, las multinacionales y los actores armados quienes desconocen nuestro derecho mayor y la autonomía territorial"

En la década del 80 cuando surge y se desarrolla el movimiento armado "Quintín Lame" integrado por indígenas, tenía como arma de combate la reivindicación específica de la etnia. Hoy no han entendido ni mucho menos aceptado a los actores del conflicto por tener otras ideas e intereses con hondo contenido militarista que rebasa la lógica y la fuerza de su autonomía. El resentimiento del indígena se ha venido acrecentando en la medida en que ha visto asesinar a sus líderes, gobernadores y cabildantes, a sus mèdicos y autoridades tradicionales y evitando enfrentamientos, han preferido desplazarse.

Consideran los indígenas que "los territorios indígenas ancestrales son sagrados, otorgados por nuestros dioses teniendo presente que es el espacio donde recreamos nuestra cultura, nuestro pensamiento y nuestras formas de convivencia" (Declaración...2001)

Lo que uno observa es cómo en general, los actores amados han involucrado a todos los civiles en el conflicto, obligándolos a ingresar en sus filas, así, negros, indios y campesinos, tienen parientes en esos grupos y por eso, son víctimas de uno u otro. Se da el caso que la no colaboración de los indígenas a los actores armados, los obligue a desplazarse de sus territorios con amenazas, por lo tanto: "exigimos la desmilitarización de nuestros territorios" ( Declaración..2001).

Frente a esto, se ha manifestado que "las organizaciones indígenas siempre han sido señaladas como auxiliares de las fuerzas insurgentes, lo que es equivocado porque los gobiernos anteriores reconocieron la legitimidad de ellas en el Cauca" ( Solano, Angel. Fundecima. El Liberal. 2002-10-29)

Contra el desplazamiento: Resistencia Civil.

Como se mencionó, uno de los problemas más graves que están sufriendo las comunidades indígenas en el Cauca es que en sus territorios se está librando parte de la guerra que sostienen paramilitares y guerrilleros.

Ante la guerra, la población indígena ha propuesto hacer una caracterización del desplazamiento indígena como estrategia al conflicto, así, como de las experiencias de la resistencia.

Desde finales de los años 90, los 110.000 indígenas paeces del norte del Cauca, agremiados en 16 cabildos, se han convertido en ejemplo de organización social, política, cultural y ancestral y también se inicia una lucha para conservar el poder en las alcaldías, concejos y en la Asamblea Departamental.

La resistencia indígena que no consiste en demostrar fuerza sino fortaleza en términos de cohesión social, es una respuesta al acoso insurgente y paramilitar que las comunidades indígenas organizadas han venido manifestando como formas de resistencia. Hacia 1994 se dio lo que se denominó como la "neutralidad activa" por parte de la Organización Indígena de Antioquia, OIA exigiendo a los actores armados que tienen que respetar su territorio. En mayo de 1999, se creo el denominado "Territorio de Convivencia, Diálogo y Negociación", en el sitio de "La María" en el municipio de Piendamò en el Cauca y cerca a la carretera panamericana en la vía Cali- Popayán. A partir del Congreso de los Pueblos Indígenas de Colombia, celebrado en Cota en noviembre del 2001, las organizaciones indígenas empezaron a promover a nivel nacional la resistencia indígena desarmada.

La resistencia indígena entonces, se sustenta en ese sentido de pertenencia que le brinda la cohesión social y el arraigo territorial para defenderse y permanecerse en sus territorios ancestrales así como mostrar la autonomía en el control y administración del territorio, en los recursos naturales y en los asuntos comunitarios. La posición de autonomía que defienden los indígenas no significa como ellos lo manifiestan " que nos aislemos del país y mucho menos frente al conflicto armado. El conflicto se da en nuestros territorios, se presiona a nuestros jóvenes y en general a toda la comunidad, se disputan nuestros recurso y es imposible que no tomemos una posición de defensa de nuestros intereses, de nuestras vidas, de nuestros territorios y de nuestra cultura." (op-cit 2001)

Es que un elemento de resistencia fundamental es el arraigo al territorio en la medida en que ello impide el desplazamiento, los fortalece y sólo en casos extremos optan desplazarse dentro de su territorio o hacia otras comunidades de su propio pueblo, aprovechando las redes étnicas, los vínculos familiares o claniles al interior de la etnia y sus lazos con otras comunidades y pueblos indígenas, como se da en Risaralda con los catíos, en el Chocó con los embera y en el Cauca con los paeces.

Otra forma de afirmación, protección, recuperación y defensa del territorio es la reactivación de sus tradiciones ancestrales como son los the`walas de los paeces; los "médicos tradicionales" en Tierradentro, Cauca; los jaibanás de los emberas chocoanos que por su intermedio, buscan protección espiritual contra los actores armados.

Pero en la medida en que ha arreciado el conflicto, la resistencia paéz por ejemplo, empieza a darse por medio de los médicos (braveros) que utilizando plantas denominadas como "bravas" , buscan defenderse y atacar a los espíritus y fuerzas duras como un último recurso. La utilización de la lengua nativa, el impulso de las técnicas tradicionales para la producción de alimentos básicos en su dieta alimenticia, asi como los medios del internet, radio comunitaria y teléfono, junto a las audiencias públicas, marchas, congresos y concentraciones, parecen reunirse para ejercer la resistencia pacífica.

Los indígenas constituyen casi la única fuerza social portadora de un proyecto político social autónomo, como dice Manuel Santos del cabildo indígena de San Francisco:"nuestra gente atiende las convocatorias porque somos dueños del proyecto indígena", y agrega,"desde ese punto de vista, amenazar a un alcalde elegido popularmente no es simplemente atentar contra el Estado, sino interrumpir a la fuerza un proceso del que todos hacemos parte" ( en Vélez, H.: Atisbos Analíticos No 23). Y Floro Tunubalá, gobernador del departamento del Cauca, agrega: "que la vida de las comunidades no depende de la alcaldía, sino de las decisiones que ellas mismas vayan tomando, independientemente de la guerrilla".

En general, uno alcanza a ver que la resistencia indígena es una forma alternativa de apertura democrática y pacífica por parte de la sociedad civil en la medida en que también involucra a afrodescendientes y campesinos. Ya la declaración de indígenas lo decía: "como hijos de la selva, de las montañas, de los paramos y de los valles, del desierto y las llanuras, le decimos a Colombia que nuestros territorios están cansados de recibir harta sangre injustamente derramada, que nuestros pueblos están hastiados de que las armas decidan sobre sus vidas.. vamos a continuar resistiendo la destrucción, y a la muerte que traen todos aquellos que quieren someternos y vincularnos a los proyectos de guerra". ( Declaración de 70 delegadas de 25 pueblos indígenas reunidas en Bogotá en el Primer Encuentro de mujeres indígenas por la autonomía y la Paz)

Sin embargo, se ha venido planteando la necesidad de crear una zona de Rehabilitación y Consolidación en el Cauca lo que implicaría la presencia mas activa del Estado en las zonas en donde el conflicto se ha desbordado si se hace de manera fragmentada, implicaría tanto la radicación del conflicto armado como la presencia de la institucionalidad. El Cauca es un microcosmos de los conflictos políticos colombianos en donde convergen el paramilitarismo, la guerrilla, el narcotráfico y la delincuencia común. El conflicto en el Cauca no coincide con la división administrativa municipal y si bien es cierto las zonas pretenden una re-institucionalización del Estado, también se mueven dentro del mapa tradicional del Estado y la organización territorial tradicional, cosa que no respeta el conflicto". (Fernández, Julián: El Liberal: Septiembre 29-2002)

De todas maneras, tomar las armas, dice Analtolio Quirá, Presidente del Cric, "sería resquebrajar las enseñanzas que hemos recuperado en los últimos años que nos llevó a fundar el Primer Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC, y a elegir el primer gobernador y los primeros senadores nuestros, las poblaciones se van a mantener en pie de lucha así acaben con los municipios ".

Cali. Ciudad de Contrastes y Conflictos.

La ciudad de Cali, ha tenido en las dos últimas décadas, como dos grandes oleadas poblacionales de afrodescendientes que han marcado su territorio y demarcado una identidad que aún está por concretar. Una, la que ocurrió en la década de los años 80 cuando se formó el Distrito de Aguablanca a donde llegaron afrodescendientes principalmente, migrantes de la Costa Pacífica huyendo de los desastres naturales y la otra, la que hace presencia a fines del siglo pasado en donde nuevamente afrodescendientes, son desplazados por efectos de la guerra en sus territorios y sabiendo de la presencia y existencia de familiares, amigos y conocidos y evitando el embate de los actores armados, se obligaron a migrar a la ciudad o a otros municipios vecinos en busca de un área de refugio. Serían como los "segundos nuevos pobladores urbanos".

Se afirma que en el Valle del Cauca hay 1.720.000 afrodescendientes y en Cali 1.200.00 constituyéndose en la mayor concentración de esta población en el país, son los mas pobres de los pobres agravados ahora por problemas de desempleo y desplazamiento que conservan muchas de sus costumbres y que las características de los vallecaucanos se deben a la "africana". ( Agustín Valencia ).

La ciudad hoy, no parece percatarse del grave problema de quienes por ser desplazados, no son considerados como ciudadanos. Se recaba en la ida de vendedores ambulantes que obstaculizan al peatón por ocupar las calles y se altera el orden urbano. La visión que se tiene del desplazado es una visión negativa, de rechazo, de estigmatización y discriminación.

En Cali, los desplazados son más invisibilizados en la medida en que se pierden en la urbe y en medio de un entramado social que permite su ocultamiento.[4] Si en un principio son recibidos por su condición de tales por parte de quienes tienen la potestad de censarlos ( Personería, Defensoría y Red de Solidaridad Social), con el tiempo sus vecinos los señalan y se obligan a huir, a buscar otro sitio en donde el anonimato les permite fortalecer su modo de vida. En este peregrinaje, algunos van olvidando su condición de desplazados, pero otros persisten dia a dia y exigen la ayuda del Estado y cuando no, surge el desespero y acceden a las acciones de hecho como lo que ocurrió cuando uno de ellos: Juvencio, afrodescendiente, desplazado del Tambo- Cauca, "secuestró" cuchillo en mano, a los funcionarios de la RSS exigiendo ayuda inmediata.

Sus sitios de llegada se han localizado en el Distrito de Aguablanca, las laderas vecinas y algunos otros barrios periféricos entremezclándose con "los otros", sus habitantes, y haciendo más aguda su situación en la medida en que se presentan dinámicas diferentes y unas formas de articulación en el espacio que atentan contra un orden pre-establecido.

La urbanización del conflicto ya es una realidad.

Característica de la población desplazada.

Quizá la principal característica de la población afrodescendiente que se llega a Cali , es que lo hacen silenciosamente- bola de nieve- lo que se conoce como desplazamiento individual o a cuenta gotas, de familias con un promedio de 6 personas, haciendo desde luego, más complejo tener una visión concreta de la situación.  

Otra característica es su gran homogeneidad cultural en la medida en que se han desplazado de sitios en donde muchas de las características culturales son semejantes: comida, parentesco, vivienda, relaciones sociales, sistema simbólico, productivo, etc.

En promedio llegan a Cali cuatro familias desplazadas por la violencia política, de las cuales dos de ellas son procedentes de la Costa Pacífica ( Solivida-OMS: dcbre del 2001).

Como ya se mencionó, al lugar de llegada se hace por encontrarse en aquellos sitios algún familiar amigo o pariente. No parece darse como condición determinante el de ir escalando cabeceras municipales hasta llegar al sitio final, sin embargo el peregrinar por la ciudad es algo que hay que tener en cuenta. El 76% se han asentado en las comunas 14 y 15 de la ciudad que son conocidas no sólo por su extrema pobreza sino por que son las más peligrosas.

Es que en Cali se viene presentando un cúmulo de jóvenes también, que como víctimas dela situación de sus padres, frente a los hechos recurrentes, van tomando posiciones radicales y apasionadas que encuentran vías de salida en grupos de identificación como las pandillas juveniles o se insertan como miembros activos en las filas de la insurgencia, de los paramilitares o del ejército nacional. Así, parece ponerse de presente ese"poder" como un indicativo de superioridad y venganza

Las condiciones deplorables de hacinamiento por su pobreza, obligan a un modo de vida en donde la supervivencia diaria los conmina a realizar trabajos que no requieren una especialización, pero también a inducirse por el camino de lo más fácil. Los "cambuches" como se denominan sus viviendas de cartón, madera y plástico, sin servicios higiénicos o públicos domiciliarios, junto a la contaminación ambiental por su proximidad a los caños de aguas residuales los someten al riesgo de contraer toda clase de enfermedades, siendo la población infantil la mas afectada.

Es aquí en donde la cultura de la solidaridad cumple su papel aglutinante para "dar la mano" a los paisanos, a "otro negro" que lo solicita. Pero también es de relievar que estas situaciones, llevan a que se sobrepongan los conocimientos adquiridos por tradición con respecto a la salud, a la vivienda, a la alimentación por nombrar sólo algunos y que hacen recordar la relaciones de parentesco de la familia extensa propia de esta cultura.

Sin embargo, aparece un patrón segregador o estigmatizador cuando por venir del campo o de otra región, en la cotidianidad es llamado como "negro" lo que denota una exclusión y un señalamiento de inferioridad que hace que el o ella oculte su origen, su lugar de procedencia, para evitar esos señalamientos de los habitantes de los centros urbanos que no obstante su etnia igual, ven cómo su espacio simbólico construido históricamente, empieza a ser transformado y en esta medida, los sataniza. ( Guevara, R D. 2002).

El señalamiento de una realidad como la que vive hoy Cali, se deja ver cuando los medios presentan las noticias de los afroamericanos que han infringido la ley y se pone de presente el mote de que a causa del desplazado negro, la ciudad se ha vuelto violenta.

Hay una marcada división del trabajo por parte de esta población afrodescendiente que se observa en la ciudad de una manera palpable en lo que respecta al género. Los hombres, cabeza de hogar optan en primera instancia por los oficios no calificados como son el de la construcción, si tiene suerte obtiene algún ingreso, sino, se obliga al rebusque, a la venta ambulante, a recoger basura que son como las opciones mas propicias a su situación. La mujer pide la caridad pública pero principalmente se ubica como doméstica en las casas de familia. Este trabajo incluso supera en la obtención de recursos al que realiza el hombre que se ha obliga a aceptar el "abandono" del hogar de su compañera.

Popayán, ciudad de emblemas y blasones. Territorio de siervos y aristocracia.

La ciudad de Popayán, fundada por el conquistador Sebastián de Belalcázar el 13 de Enero de 1537 en el sitio donde se asentaba el pueblo de Pubén, recibió el nombre de Asunción de Popayán el 15 de agosto de 1537, capital de la antigua Gobernación de Popayán que abarcaba tierras desde la frontera con Panamá hasta el río Mira, desde Otavalo en el Ecuador hasta los límites con Brasil y Venezuela. Es decir, que comprendía la mitad de lo que ocupa actualmente el territorio colombiano. En el año de 1538 le fue concedido escudo de armas y el título de "muy noble y muy leal". Fue en la época colonial la segunda ciudad en el orden administrativo después de Santa Fé y uno de los centros de mayor importancia e influencia histórica del país. Cuna de ilustres y prominentes servidores patricios en todos los campos del saber y la ciudad que más presidentes ha dado para el país. Denominada la "Ciudad Universitaria de Colombia"

Entender el problema del desplazamiento hacia Popayán es remontarse al año de 1983 cuando se sucedió el terremoto del 31 de marzo en donde una fuerte oleada de gentes procedentes de varios municipios del departamento y de los vecinos, llegó a Popayán en busca de nuevas esperanzas de vida y en especial, de conseguir un espacio para hacer vivienda. La ciudad se diferenció tanto espacial como culturalmente. Un sinnúmero de asentamientos surgieron dispersos y en terrenos difíciles para construir obras de infraestructura. Estos "primeros nuevos pobladores urbanos" que llegan sin tener una pertenencia de ciudad, se acomodaron como mejor pudieron y empezaron a hacer vida comunitaria al amparo de organismos del Estado que buscaron darles una rápida solución a sus necesidades sentidas.

Un segundo instante en este problema del desplazamiento es el que se ha venido presentando desde hace unos 10 años aprox. cuando Popayán empieza a ser considerada como una ciudad receptora de población desplazada del Caquetá, Putumayo, norte de Nariño y de algunos municipios del Cauca: La Vega, El tambo, Bota Caucana, Cajibío, Mondomo, Belalcázar, Rosas, Puracé Argelia, Balboa, Totoró Santa Rosa, Inzá, Santander de Quilichao, Paez, Patía, La Sierra, Buenos Aires, Jambaló, Timba, habitados por población campesina, indígena y afrodescendiente, quienes han sido expulsados por tomas guerrilleras, por ser acusados de informantes o colaboradores de uno u otro bando y que han venido sufriendo los embates de la guerra irregular.

Eminentemente esta nueva población es procedente del area rural con un alto porcentaje de mujeres, niños(as) y ancianos, que como minifundistas, eran autosubsistentes, vendedores de un mínimo de excedente en las plazas de mercado de sus municipios y trabajadores o jornaleros de fincas vecinas.

Se ha podido constatar que los motivos de su llegada a la ciudad son los de buscar seguridad, posibilidades de trabajo o el de contar con familiares o amigos que en primera instancia pueden brindarle ayuda y protección.

Se han distribuido en areas geográficas diferentes y de manera dispersa en: las comunas 7 y 2, en la Loma de la Virgen y la Vereda González (sectores marginales urbanos); en Las Guacas, cerca de La Penitenciaría de San Isidro (sector rural) en donde se ha asentado población procedente de Cajibío y sus veredas cercanas, son aproximadamente 35 familias que están junto a grupos de destechados; y en algunos asentamientos espontáneos o invasiones como son Carlos Pizarro, Los Pinos, Belén; en barrios consolidados como son: Guayabal, Tomás Cipriano de Mosquera, Pandiguando y en algunos de los antiguos asentamientos posterremoto: 31 de Marzo, Las Palmas, Santiago de Cali, Matamoros. La Personería Municipal muestra que desde 1998 al año 2001, existe un total de 4431 personas desplazadas en Popayán

Características de los desplazados.

Contrario a lo que se presenta en Cali a donde llegan desplazados por grupos o familias, en Popayán, por las contradicciones mismas del conflicto armado, el desplazamiento muestra como características el de ser masivos, en grupo y por lo tanto, las consecuencias son diferentes y por ende el tratamiento que se le debe dar a estos sectores de población con respecto a suministros y alojamiento por parte de los organismos del Estado.

"Los desplazados del cauca traen consigo su biografía, marcada por las características socioculturales de la comunidad de procedencia, el rol social que habían cumplido en ellas y unas destrezas sociales y culturales.. esto les permite construir y reconstruir relaciones de vecindad pero también conflictos y es lo que va a marcar definitivamente la manera de ser y habitar los nuevos territorios, los barrios de llegada". (Ortiz, J. Y otros: 2002).

No obstante el que en Popayán se encuentren grupos de diversas regiones del departamento y de algunos otros vecinos, muestran como característica el de ser campesinos dedicados al cultivo de la tierra y por lo tanto con referentes semejantes en cuanto a organización y participación pero que por su escasa capacitación, no encuentran otra forma de ubicarse en la ciudad que como auxiliares en la construcción, vendedores estacionales ambulantes, coteros, y las mujeres en el servicio doméstico, en la microempresa familiar: hacen y venden arepas, empanadas y tamales y en la informalidad vendiendo artículos de consumo directo. (Guevara, R.D.:2002).

Los sitios de residencia denominados "asentamientos" recogen sin embargo una amalgama de expresiones, reivindicaciones, formas de cohesión y participación sin aparente consistencias, en las cuales las políticas centralizadas no encuentran un camino que de salida a las particularidades de los desplazados. Los nuevos habitantes no son montoneras, son personas que llegan con hábitos, costumbres sueños, realidades, esfuerzos, pasados e ideales hacia un futuro y en su mayoría provienen de localidades que no tienen un sentido articulado o colectivo de pueblo o caserío y que por lo tanto, sus expectativas están relacionadas a una historia de un territorio ancestral generacional que se ha construido estableciendo nexos duraderos con los vecinos y juntos, han adquirido un sentido de pertenencia y algunas expresiones de identidad en las veredas de donde son originarios.

La convivencia en espacios de alto hacinamiento reduce ostensiblemente las relaciones intra-familiares de intimidad y privacidad, se acrecentan las tensiones y angustias y en muchas ocasiones los conflictos intrafamiliares tiene que ventilarse en público. Pero también las deplorables condiciones higiénicas y de salubridad propician las enfermedades de un entorno de clima húmedo y son los niños y las mujeres las que más se ven afectadas.

Aún no se han manifestado un incremento de las actividades delictivas en los barrios con respecto por ejemplo a pandillas o milicias urbanas, supongo que ello se debe a un patrón cultural de socialización mucho más fuerte por parte del núcleo familiar que aglutina a los hijos(as) o a que no existe en ellos una edad que permita este tipo de actividades.

El choque cultural que produce el desarraigo afecta la manera en que las personas desplazadas se ven así mismas y altera negativamente la imagen que los demás tienen de ellos. Esos efectos, claro, varían según edad, sexo y género, según la etnia , la cultura la escolaridad y la intensidad de las violencias. (RUT. Informa. Enero-marzo de 199. Boletín trimestral No 1 snps. Bogotá).

Por último, quisiera agregar que las mujeres en la ciudad, tiene mejores perspectivas de rehacer su vida social y familiar no obstante tener escasa o poca capacitación para hacerlo y haber sido quienes en un principio sufrieron más los rigores de la guerra y sus consecuencias: el desplazamiento. La adscripción a la ciudad les posibilita un nuevo roll y mejores condiciones sociales y económicas, nuevos proyectos de vida que sin lugar a dudas les facilitará como mujeres, establecer relaciones de género reivindicatorias

Contribuciones de los Desplazados en los sitios colonizados.

No puede uno hacerse el de oidos sordos y cierre de ojos para dar cuenta que en el fondo el desplazado aporta a la ciudad unos elementos de su cultura, que no por ser desconocidos deben estar ocultos y que deben ser resaltados por quienes nos preocupamos por este fenómeno social en el país.

Valga la pena hacer como un inventario de ese aporte:

Con respecto a la economía informal, ellos de una manera efectiva están contribuyendo a que muchas de las empresas no sólo nacionales sino multinacionales, tengan una mano de obra barata que les comercie sus productos, pero por otra parte favorecen los bolsillos de los consumidores en la medida en que estos están más a su alcance y con ello, les facilitan racionar sus ingresos y la reducción de gastos.

Los valores comunitarios por ejemplo que identifican al indígena como son la solidaridad, reciprocidad, equilibrio y respeto para con la naturaleza y sus semejantes, se ponen de presente en los sitios a donde estos han llegado. En igual forma, los afrodescendientes desplazados, han aportado cohesión social a sus raíces, fortalecimiento de las redes familiares y reconstrucción del entramado del parentesco, fortaleciendo la linea materna.

En Cali, empieza a surgir una homogeneidad cultural entre los desplazados, gracias a la ayuda que prestan sus familiares y amigos, aunque nuevas expresiones sincréticas en la música y la vivienda, por ejemplo, se ponen de manifiesto y se fortifican otras como las ayudas comunitarias para enterrar a sus muertos, para los velorios y algunas otras ceremonias que se festejan en esta cultura como son los bautizos y uniones en matrimonios y el día del Santo.

La minga, una forma de expresión de solidaridad comunitaria con hondo sentido económico es puesto de presente entre indígenas y afrodescendientes. Últimamente, han aparecido las "ollas comunitarias" como mecanismos de aprovisionamiento de víveres y de hacer la comida en donde hombres y mujeres dividiendo el trabajo, participan en conjunto. La olla comunitaria es un espacio de encuentro y alternativa de organización comunitaria con lo cual se responde a las necesidades de alimento pero de manera especial, de confrontación de la realidad y así resolver problemas. " La olla comunitaria permite acogernos, acompañarnos, escucharnos y ser solidarios. Incentiva la organización y el desarrollo de las facultades que permiten administrar nuestros derechos".

De hecho uno observa cómo se han venido dando como unas estrategias de sobrevivencia que buscan oponer resistencia a la vida dura de quienes han llegado a las cabeceras municipales sin medios económicos y sólo con capacidad de resistencia para vivir y sacar avante a sus grupos familiares.

No pueden demeritarse las acciones que adelantan con respecto a la gestión y organización por parte de líderes que se hacen en la lucha y en la cotidianidad para exigir la atención del Estado, como también para establecer contacto con ONGs, y demás formas de organización que se dan en la ciudad como son los sindicatos. Es en esta forma como se adquiere una conciencia, se desarrollan habilidades y destrezas para afrontar su situación y exigir los derechos y el reconocimiento como ciudadanos.

Si bien la estigmatización ha causado y causa hoy daño en y entre los desplazados, esto les ha permitido poco a poco ser visibilizados. Afrontando con tozudez una lucha no sólo contra el Estado sino contra los grupos armados y aún contra la delincuencia común, su sentir en el contexto de la ciudad es el de fortalecer la organización aún a costa de la vida de muchos de los líderes y dirigentes.

En síntesis, en el acontecer de esta modernidad avasallante que nos ha traído estos "problemas", las diferencias que se nos presentan, deben ser respetadas por cuanto ellas son las expresiones que dimensionan las nuevas ciudades colombianas y para lo cual debemos prepararnos en este cuatrienio que ha empezado a colocar la guerra como estrategia determinante para el cambio.

Bibliografía.

Arias, Jaime.- Coordinador Cabildo Indígena OIK. "Desplazamiento indígena.". Ponencia 2o Seminario Internacional: Desplazamiento implicaciones y retos para la gobernabilidad, la democracia y los derechos humanos. Bogotá , Septiembre. 2002

Cisneros, E. Juan Manuel. "Desplazados por el conflicto armado. El Caso del Municipio de Popayán 1999-2001". Tesis de Grado en Ciencias Política. Universidad del Cauca. Popayán. 2002

Declaración del Congreso de los Pueblos Indígenas de Colombia. Cota, Cundinamarca. Nov 25-26 2001.

Escobar, Arturo; y Pedrosa, Alvaro (eds) "Pacífico.¿Desarrollo o Diversidad?. Estado, Capital y Movimientos Sociales en el Pacífico Colombiano". Bogotá CERC. 1996

Guevara, C. Rubén Darío. "Mujeres Desplazadas por el Conflicto Armado. Situaciones de género en Cali y Popayán. Colombia. Junio de 2002. Cali

Guevara, C. Rubén Darío. " Desplazamiento, Derechos Humanos y Comportamiento Electoral. Junio de 2002. Cali

Naranjo, G. Gloria. "El desplazamiento forzado en ámbitos urbanos" Ponencia ll Seminario Internacional. Desplazamiento implicaciones y retos para la gobernabilidad, la democracia y los derechos humanos. Bogotá, septiembre 2002

Ortiz, Jairo H; Bohórquez, G.; Muñoz, P.- "Diagnóstico del fenómeno del desplazamiento forzado en el departamento del Cauca: de 1999 a mayo de 2001". Serie Temas de Ciencia Política . No 3-2001. Personería Municipal y UniCauca. Fac. de Derecho Ciencias Políticas y Sociales. Departamento de Ciencia Política. Popayán. Abril 2001

Vélez. Humberto. "Atisbos analíticos". No 23. Agosto del 2002. Cali

Cali. Noviembre de 2002.

ASPRODESO. Asociación de Profesionales para el Desarrollo Social

E- Mail: cefletcher@telesat.com.co



[1] El término "colonización urbana" hace alusión a lo que Jaques Aprille define en "La ciudad Colombiana. Siglo xlx y xx". Santafé de Bogotá Biblioteca Popular de Colección Textos Universitarios 1992.

[2] Asprodeso. Asociación de Profesionales para el Desarrollo Social. Popayàn

[3]ONIC,Cric, Acin, Orivac,Proceso de comunidades Negras, Palenque de Buenaventura y otros.Comunicado a la opinión Pública Nacional e Internacional. Agosto 1 de 2002

[4] "no se sabe quién es quien" .Naranjo. Gloria. "Desplazamiento forzado en ambitos urbanos" Ponencia en Seminario Desplazamiento Bogotá 2002

[ Versión en Word ]

Nuevos documentos en RSS 0.91

Organización Panamericana de la Salud [Valid RSS] Contact us | PAHO Colombia | PAHO
This webpage is supported by the Panamerican Health Organization, however, the published contents are strict responsability and merit of its authors and do not necessarily represent the position or line of conduct of PAHO | Adm

The publication of this page it has been possible thanks to the financial support of the Canadian International Development Agency --CIDA-- and the State Department of the United States.

Contáctenos | OPS | PAHO
Esta página es mantenida por la Organización Panamericana de la Salud, sin embargo, los contenidos que sean publicados son estrictamente responsabilidad y mérito de sus autores y no representan necesariamente la posición o línea de conducta que sobre la materia tenga la OPS. | Adm

La publicación de esta página ha sido posible gracias al apoyo financiero de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional -- CIDA -- y el Departamento de Estado de los Estados Unidos.